La oposición que se opone a sí misma

Damas

El mal gobierno de la isla esta de fiesta, se relame y sonríe por lo bajo al observar a una oposición cada vez mas envuelta en bretes y luchas internas.

Se lee sobre intrigas internas, sobre damas de blanco que se separan de otras damas de blanco, sobre opositores que rechazan los proyectos de otros opositores, sobre lideres que se retiran y quitan apoyos. Se lee sobre el surgimiento de mas y más fracciones dentro de una oposición que desconoce los más elementales principios por los que se rige una lucha conjunta y un proceso de unidad.

Mal ejemplo para el pueblo, que para colmo de males, apenas si ha escuchado sobre ellos.

No hay que restar méritos a la labor de zapa realizada por los agentes del gobierno; labor mas que previsible, esperada y hasta deseada debido a que dicho enfrentamiento redundaría en promover a dicho movimiento opositor, tal como ha sucedido en otras partes del mundo.

Sin embargo esa oposición ha estado envuelta en luchas internas evidentes, en resolver   contradicciones básicas que les ha hecho olvidar cual debe ser el objetivo común de todos ellos. ¡Lograr una transición pacifica hacia la democracia en cuba!

Y para lograr dicho objetivo hace décadas se debió dejar a un lado los intereses mezquinos de protagonismos, de interpretaciones filosóficas utópicas de un futuro que no se ha construido ni siquiera en sus bases teóricas. Se han dedicado a luchar entre ellos sobre como disponer de los frutos cuando apenas han plantado la semilla.

También hay otro aspecto. El de los que cuestionan a quienes se atreven a su vez a criticar a dicha oposición bajo la tesis de que así se les debilita. ¡Mas aun de lo que ya están!

Dicha tesis no se sustenta por si misma, debido a que un principio básico de la democracia es precisamente el derecho a la critica. Y mal se comienza si se impide criticar justamente a quienes desean instaurar ese derecho en el pueblo de cuba y quienes están cada día mas necesitando que se les cuestione, se les llame a capitulo y se les haga rectificar sus fallidas estrategias.

La oposición en cuba esta opuesta a sí misma, en lugar de estarlo de manera unida contra quien se supone debe ser su oponente común: ¡El mal gobierno que sigue rigiendo los destinos de la isla!

De ahí que el gobierno esta de pláceme, de relax y de descanso contemplando a una oposición que se despedaza a sí misma.

Gracias

Raudelis

, ,

204 comentarios

Me preocupa la democracia

Democracy

Deseo la democracia para cuba, la deseo para el mundo musulmán, la considero adecuada para los diversos pueblos del mundo, pero me preocupa la democracia.

Me preocupa que usando las reglas de buena Fe, cada día mas y más gobiernos abusan de los pueblos, alteran las constituciones, cierran el camino que ellos mismos recorrieron gracias a la democracia.

Me preocupa que en una parte del mundo se reconozca la voluntad popular en las urnas y al mismo tiempo se les niegue a otros pueblos ese mismo derecho.

Me preocupa ver a un congresista norteamericano hablar y hablar por horas con la única y clara intención de evitar que una ley se apruebe, que un proyecto se materialice. Me preocupa esa burla a lo ético, a lo noble y a lo honorable. ¡Es un mal ejemplo para pillos en potencia!

Me preocupa cuando millones votan por un muerto, independientemente de que se inflen las cifras son millones que votan por un muerto que no va a tomar decisiones para ellos. ¡Y aun así victorean semejante absurdo, mas aun cuando se les convence de que es un mensaje proveniente de un pajarito!

¿Cómo puede un pueblo librarse de los corruptos si las propias reglas democráticas permiten la pillería y los tecnicismos?

¿Cómo evitar el caos en los pueblos que fueron oprimidos por un dictador y luego no saben que hacer con la libertad que se les ha dado?

Me preocupa cuando un pueblo acepta migajas democráticas por temor a reclamar sus verdaderos derechos y beneficios. Me preocupa el futuro de cuba y la transmutación de pillos dictadores a pillos demócratas. ¡Me preocupa lo que viene después de los grandes funerales!

Y me preocupa más aún porque,  hasta donde se ha podido comprobar, es el menos malo de los  caminos.

Gracias

Raudelis

,

166 comentarios

Un “sin embargo” sobre el desembargo

ONU canciller Cuba

El pasado 28 de octubre la asamblea general de la ONU condeno por vigésimo tercera ocasión el embargo comercial que estados unidos impone al gobierno cubano.

El tema ya es bien conocido por lo que no me voy a referir a las causas del origen de tal embargo, ni a las razones que esgrimen ambas partes ya sea para mantenerlo o para que se lo quiten.

Tampoco voy a referirme a cuan efectivo ha sido o a cuan inhumana sea su aplicación, porque también es conocido que dicho embargo ha resultado ser el pretexto perfecto para justificar la incompetencia gubernamental y la más absoluta incapacidad para generar progreso sostenible para el pueblo cubano.

De ahí que el embargo ha sido muy beneficioso para el gobierno cubano que se las vería negras para justificarse si un día se lo quitan, aunque conociendo su proceder histórico no es de extrañar que el mismo día que se entere de que no hay embargo, invente otro pretexto de igual magnitud.

A lo que me quiero referir en concreto en este post es a que considero un error la opción de una suspensión unilateral de dicho embargo sin que medien de por medio negociaciones en las que ambas partes puedan cederse mutuamente condiciones, términos, arreglos, etc.

Y es que hay mucho en lo que el gobierno de la isla debe ceder y no me estoy refiriendo a nada que tenga que ver con su empeño en seguir construyendo un modelo que ya se ha demostrado es mas que un fracaso, sino a la concesión de derechos elementales para el pueblo cubano. Derechos que por demás están implícitos en la propia constitución de la republica de cuba y que por cierto no son reclamados en su justa medida.

Comenzando por cederle al pueblo el derecho a decidir en elecciones libres y debidamente supervisadas por los organismos internacionales sobre el futuro que desea construir.

Del mismo modo los eeuu tienen muchas cosas con las cuales estimular ese acercamiento de la isla al mundo, tanto del punto de vista económico como puramente sociales. ¡La lista es larga!

Por tal razón considero que se debe negociar y establecer un vía constructiva para lograr relaciones mutuamente ventajosas tanto a nivel de gobierno como a nivel de pueblos.

Y esto no debe hacerse premiando a un gobierno de manera unilateral con la suspensión de un embargo del cual ha sido el principal culpable y responsable. ¡Seria como premiarle el haber truncado al pueblo cubano sus derechos mas elementales!

Que la solución sea negociada y que ambas partes cedan. ¡De regalo nada!

Muchas gracias

Raudelis

 

,

360 comentarios

La propaganda

Recuerdo aquellos días que, en condiciones atmosféricas específicas, se colaban los canales americanos en nuestros televisores. Hablo principalmente de la segunda mitad de los ochentas. Mi casa fue una de las primeras en tener tele a color en mi calle, comprada en la casa del oro, y yo llamaba a los chamaquitos del barrio. Como todo era en inglés, rara vez se colaba Univisión o Telemundo, no entendíamos ni J de lo que se decía, pero los comerciales, ah, eran lo que más nos gustaba. Y es que tenían gracia, de cualquier cosa te hacían la boca agua, lo mismo un refresco cayendo en cámara lenta en el vaso con gotitas de condensación, un chorro de chocolate derretido ondulándose sobre un pastel, o una hamburguesa con carne jugosa, mmm el amarillo del queso, lo fresco de la lechuga y el tomate. En fin, todos hacíamos silencio y boquiabiertos, babeados, presenciábamos aquello. En Aquel entonces la mayoría de mis socitos creía en la revolución, pero es que ante la belleza de los colores y ante lo bueno todo el mundo sucumbe. Corrían los años en que los cubanos estábamos totalmente aislados, rodeados de un mundo monocromático carente hasta de pintorescas etiquetas. La pasta dental era un tubo de aluminio sin una sola letra, el desodorante más codiciado por aquel entonces, el “de tubo” era un tarugo envuelto en un fino plástico y ya. Los cubanos vivíamos sin contacto alguno con el mundo, con la sociedad de consumo. No había casi turistas extranjeros, era el entorno perfecto del totalitarismo. La propaganda oficial hacia énfasis en lo malo de un mundo exterior que no conocíamos del todo en realidad, y nuestro único contacto eran los bolos y las películas del sábado, yumas, y quedábamos maravillados de los carros que ahí salían, que comparados con los aburridos ladas eran cohetes. Pero la gente en general tenía una imagen del capitalismo que coincidía casi 100% con la que nos dejaban ver los medios en Cuba.

Todo aquello fue palideciendo en los años 90. Con la caída del suero soviético, Cuba comenzó a verse invadida de turistas en short y sandalias, rosaditos y espigados. Empezaron a rodar por las calles otros autos, Nissan Sentra, Toyotas, rentados por los rubios. Los viajes a Cuba aumentaron, la gente regresaba ya con más frecuencia. A donde quiera que llegaban invadían el ambiente con el fuerte aroma a Paco Rabanne, el chicle, y sobre todo, la obesidad que contrastaba con lo famélico de nuestras humanidades. Ya no necesitábamos de unos días de atmosfera cómplice que nos abriese la ventana. Las tiendas de dollares se fueron expandiendo, la pacotilla, las etiquetas pintorescas llegaron al fin a nuestras vidas, sino a disfrutar de los productos que contenían, por lo menos deleitaban nuestras vistas, avivaban nuestras ambiciones, nos ponían a soñar. Y es que, como humanos al fin, a todo el mundo le gustan los colorcitos y, repito, lo bueno. El castrismo había perdido aquella rama de su propaganda que se empeñaba a mostrarnos un mundo cruel afuera, ya estábamos viendo adentro chispazos de la realidad externa. A los que el hambre de los 90 no les basto para convencerse de la porquería de aquel sistema que vivíamos y que se sentían aun protegidos de un mundo cruel que convulsionaba allende los mares, terminaron por chocar de frente con la pacotilla.

Y entonces, si casi todo el mundo ya sabe que en el capituti está la pasta, el bienestar, el progreso ¿Qué es lo que queda de la propaganda castrista? Confieso que me vengo dando cuenta recientemente de esto, y que una vez creí importante que mostrar el capitalismo exterior malo era lo fundamental, pero creo que me equivoqué. Lo fundamental, y siempre lo ha sido, es mostrar a un gobierno intocable, impenetrable, omnipresente, omnipotente, a prueba de fuego, balas, huracanes y terremotos. En realidad eso es lo que frena a los cubanos hoy, cubanos que saben que el capitalismo es mejor, que los de la tribuna en la plaza son una bola de mentirosos y descarados, pero siguen pensando que detrás de cada jugada esta la mano negra que todo, absolutamente todo lo controla, y nada se le escapa. La propaganda no solo consiste en decir y crear organizaciones de masas que todos saben no funcionan, basta con que existan y ya eso por si genera temor y sensación de estar vigilados, consiste también en no decir, en no mostrar una sola contradicción en las alturas, en sacar a la luz algún que otro acto corrupto una vez resuelto, nunca antes, ni en fase de investigación siquiera. Todo bajo control, están en todas partes, nada se mueve sin su consentimiento. Esa es la parte fundamental y más paralizadora de gusanos de la propaganda del régimen y sigue funcionando a toda mecha.

Llega a ser tal el efecto, que pocos, muy pocos, son los que logran desligarse de este estigma provocado por el adoctrinamiento de tantos años, incluso fuera de Cuba. No es raro leer expresiones de desconfianza en cualquier cosa, aun así sea una buena noticia, y yo tampoco escapo, ahora mismo estuve tentado a escribir buena noticia entre comillas. A veces leo cosas tan descabelladas que me cuesta, otra vez yo víctima de la doctrina, creer que no sean del G2 quienes las dicen, que no haya entre esos grupos de pesimistas al menos un agente echándole leña al fuego. He llegado a tal punto de adoctrinamiento, aun así me resista a voluntad, que comienzo a pensar que la gran mayoría de los cubanos que escriben en la Web de esa forma que no deja espacio a un logro real de la oposición o a una deriva natural del empobrecimiento del marco socio-politico actual en Cuba, son agentes del gobierno cubano. Sé que exagero, es demasiado que sean tantos, sé que estoy siendo víctima del régimen cuando digo esto, pero, también sé que el régimen sabe que mientras lo crean impenetrable menos darán el salto a la rebeldía publica, y el régimen no escatima recursos en mostrarse un ente por sobre todas las cosas, por sobre todos nosotros. Que Dios me perdone.

El Cubiche

218 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.