20 ANIVERSARIO DEL HUNDIMIENTO DEL REMOLCADOR 13 DE MARZO.

Hoy se cumplen 20 años del vergonzoso crimen cometido por la dictadura castrista y sus acólitos, contra un grupo de cubanos que solamente intentanban escapar de la isla. Hombres, mujeres y niños, masacrados en nombre de una tiranía que no duda en asesinar cuando de mantener el poder y control absoluto del país se trata.
Ningún tribunal se atrevió siquiera a juzgar los hechos y los culpables siguen paseándose como si nada hubiese ocurrido, pero algún día la historia colocará a todos en el verdadero lugar que les corresponde.
Nuestro más sincero tributo a la memoria de todos aquellos que murieron por la mano asesina del castrismo.

http://www.diariodecuba.com/cuba/1405241767_9491.html

http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1405256493_9495.html

http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1405082597_9474.html

http://www.diariodecuba.com/cuba/1405097317_9477.html

5 comentarios

Victimas.

El gobierno cubano lleva 55 años, toda su existencia, jugando un roll de victimista. Es víctima del imperio, víctima del gran capital y el capitalismo. Víctima de los medios de comunicación que, según ellos, llevan 55 años por alguna razón diabólica intentando difamar a la gloriosa revolución que lo único que quiere es el bien para todos los cubanos, y que, pobres ellos, no la dejan llevar a cabo. Y a nivel interno incluso también son víctimas, el gobierno es víctima del burocratismo y sus burócratas, de tabúes mal puestos en la gente, de autocensura en la misma gente que termina por impedirles informar, porque al final es la gente la que escribe en los periódicos ¿verdad? En fin que en lugar de revolución deberían autodenominarse como “victimolucion” o algo por el estilo.

Pero esto no fuese tan triste, porque al final que otro remedio no le queda al castrismo que victimizarse ante tanto fracaso en todas las esferas, si ese victimismo no hubiese sido traspasado también a sus pupilos, o sea, a todos los cubanos. Nosotros, lo pintorescos isleños hemos llegado a creernos víctimas de todo y de todos, en menor o mayor grado. ¿Qué es mentira lo que digo, que no es tan general? Bueno, quizás no sea tan general, pero sí bastante frecuente. Acaso no leemos que somos victimas del imperio blando, o sea, de los americanos que no hacen lo que creemos deben hacer, y que tienen planes ocultos. Acaso no nos consideramos victimas del capital también que quiere invertir en Cuba? ¿Acaso no han leído a gente que se siente víctimas de los medios porque a Raúl le dicen Raúl y no Castro, presidente y no tirano? Y por supuesto, victimas ilimitadas del castrismo, llegamos a creer que ni un solo hecho en Cuba, sea cual sea, escapa de la voluntad de nuestro omnipotente y presente victimario. En fin, pareciera que perdimos la perspectiva de la realidad, que nos empezamos a creer el agujero, no voy a decir posterior-inferior sino ninguneado, del mundo. Será que no nos damos cuenta que el mundo solo está tratando de avanzar, de vivir, que a los políticos del planeta solo les interesa, no faltaba más, buscar los votos de su gente, y, entre las prioridades de los “tumbuctuneanos” no está la libertad de Cuba.

Y de este victimismo no escapa la disidencia cubana. Hoy mismo vemos como muchos disidentes culpan a otros de sus fracasos, de sus impotencias, se sienten victimas de otros por el mero hecho de que “brillan”, al menos suenan, más que ellos y ya, victimas. Olvidamos lo que se siente al concebir que sencillamente los hay más hábiles, menos hábiles y que este mundo es de los ganadores. Nunca he visto, sí, porque de esto se trataba toda esta labia, a un disidente cubano más vilipendiado desde el anticastrismo que a Yoani Sánchez Cordero. Reflexiono y me pregunto: ¿Será mera casualidad? ¿Será que la muchacha es mala de verdad o que aprendimos a ser víctimas y a considerarnos partículas de otros que mueven a sus antojos? En fin, la pregunta de la carreta y los bueyes aquí no cuenta. Yoani es vilipendiada porque primero, fue hábil, y luego, famosa como casi ningún otro disidente o exiliado ha sido y uno al final decide siempre si se convierte en un llorón o no, pero los cubanos aprendimos únicamente a estar a disposición de los designios ajenos, victimas.

por Evelio Hernández Colón
Costa Rica

,

33 comentarios

LONDRES

Londres es muy, muy grande para un post. Londres es muy grande para un blog. Necesitamos toda una vida para descubrir la inigualable capital del Reino Unido, esa que durante siglos fue la capital del mundo.
En los 11 meses que viví en Inglaterra no fui, sino pasé por Londres, siempre con Heathrow como destino. A finales de Abril hice lo que debí haber hecho mientras residía allí. Un viaje de 5 días obviamente no alcanza para mucho, pero comparto con la tropa del parque virtual esta experiencia. Incluso ignorando la historia de los últimos 400 años el visitante notaría inmediatamente que está en un sitio que fue el mayor centro de poder mundial. Desde allí se decidía el destino de millones de personas en todos los continentes. En 1922 el Imperio Británico tenía 458 millones de personas mientras en Inglaterra solo había 35 millones.
Palacios, museos, teatros, puentes, centros comerciales, castillos y plazas, construídos en escala imperial, dotan a Londres de una magnificencia que las capitales de las potencias contemporáneas, Madrid y Lisboa, no alcanzan. A su vez, los barrios periféricos, donde a principios del siglo XX la clase trabajadora vivía una pobreza horrenda a pesar de estar en la capital del Imperio, todavía revelan cuan desigual fue la distribución de la riqueza.
Londres ya no es una ciudad inglesa. Es una ciudad internacional en Inglaterra donde, todavía ,los nativos son el 44%. Para todos a los que nos gusta la historia este es un viaje obligatorio. Quien tenga la oportunidad y los medios no debería posponerlo.
No me extiendo más y los dejo con fotos de estas mini vacaciones. Submarino parado hasta Agosto. Próxima parada: Rusia.
Un saludo

Cap. Nemo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

139 comentarios

El cáncer del siglo XXI

Una vez más, en Venezuela, se demuestra que el mal llamado socialismo, platanero o no, implantado de una manera u otra, ya sea por la fuerza o por las urnas, es un cáncer que pasa de siglo a siglo, intentando aparentar alguna mal disimulada diferencia, pero al final lo único que demuestra es ser el mismo perro con el mismo collar.

Venezuela pude haber tenido su última oportunidad para haberse librado de semejante epidemia, pero desgraciadamente, como algunos pensábamos, ya era muy tarde para las protestas y los movimientos cívicos. La historia se ha encargado de demostrar, una vez más, que cuando ese cáncer se aloja en la sociedad, no se puede extinguir, al menos hasta que haya consumido todos los recursos que otrora hicieron a las sociedades sobrevivir, con más o menos problemas por resolver, pero con la esperanza de que cualquier cosa en el futuro podría representar un salto hacia delante, nunca hacia el pasado.

El chaburrismo se tambalea, pero no se cae. Hay una maquinaria muy bien engrasada detrás de todos los mecanismos para hacer prevalecer la dictadura del grupito “elegido” sobre el pueblo al que dice representar; inicialmente, intentando vestirse con medidas “democráticas” que pretenden hacer creer que representan los “deseos” de la mayoría, pero sacando las garras de la más taimada represión en cuanto sienten amenazadas sus posiciones vitalicias, sin respeto por la vida de ningún adversario político y ni siquiera de sus propios esbirros y partidarios.

El castrismo ha sabido jugar sus cartas muy bien en la colonización de Venezuela. El poder imperial de la familia de Birán, sacando experiencias de lo sucedido en la otrora Europa del Este y en otros lugares aislados, donde alguna vez se intentó implantar este tipo de dictaduras, ha sabido mover muy bien las fichas para mantener el control, a toda costa, del acceso a las finanzas y el petróleo venezolano para mantener a flote a la ineficiente maquinara destructora de sociedades en que se ha convertido el régimen de los hermanitos del “paraíso” caribeño.

Y una vez más se demuestra que los regímenes letrinoamericanos, a conveniencia, olvidan su retórica de discursos populistas que ya aburren, y miran al otro lado, cuando de verdadera libertad, democracia, y respeto a los derechos de los ciudadanos se trata, con tal de mantener las ventajas que les representa un régimen que mantiene la billetera abierta para comprar voluntades y enviar maletines “misteriosos” cargados de dólares, esa moneda detestable del “enemigo” imperialista, pero que todos ellos adoran.

Sigo siendo de la opinión que el cáncer suciolista sólo puede ser erradicado con medidas radicales, antes de que logre crear metástasis. De lo contrario, la sociedad que lo acepte de inicio, está condenada a la auto destrucción. Ese es el caso de Venezuela y todos los pueblos que, como Cuba, alguna vez, con buenas intenciones, o no, cayeron en la trampa.

Yo digo, y ojalá que me equivoque, E.P.D. Venezuela.
¿Y ustedes, qué dicen?

Reinaldo

New Jersey

64 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.