La Cuba que sólo existe en mi mente

En 1992, cansado, hastiado de vivir en una sociedad cada vez más decadente en todos los sentidos, tomé una determinación que cambiaría totalmente el curso de mi vida. Me decidí a dar un salto hacia adelante, tomando riesgos, pero consciente siempre de lo que hacía, para poder ofrecer a mis hijos lo que en Cuba me era vedado, y no era bienestar económico lo que queríamos, como piensan muchos de los críticos del exilio, sino una vida decente en todos los sentidos de la palabra; el derecho a decidir por ti y por los tuyos sin la injerencia constante de todos los que componen el aparato dictatorial, desde el chivato o esbirro mas desvergonzado hasta el ministro o el presidente más descarado e hipócrita.

El cambio fue duro, muy duro, como ya me habían advertido mis allegados que lo habían sufrido antes que yo. Me costó mares de lágrimas y muchos desvelos, noches sin dormir, mirando al techo, preguntándome si quizás había tomado una decisión errónea, pero el tiempo me dio la razón, no me dejé amedrentar y al cabo de un año, como me habían pronosticado otros, comencé a sentir los cambios en mi estado de ánimo y mi disposición a seguir adelante a toda costa. Aun así, Cuba seguía ocupando un lugar cimero en mis pensamientos y me seguía machacando hasta en los momentos en que menos podria imaginar; sobre todo con los recuerdos de mis familiares que habían quedado atrás, mis amigos de siempre, mis compañeros de trabajo, los de verdad, los sinceros, no los hipócritas, que también abundaron.

Tardé seis años en regresar a la isla, pero para ese entonces ya no reconocía muy claramente lo que quedaba de ella – no sólo en lo material, sino también en el espíritu de la gente – y descubrí, quizás un poco aterrorizado, que ya no me identificaba con muchas cosas de las que veía y escuchaba. Los únicos hilos que me ataban a algo que ya no era lo que yo viví era mi familia y algunos de los pocos amigos y conocidos que quedaban. Este sentimiento lo mantuve por varios años, viaje tras viaje, pensando que quizás era alguna confusión dentro de mí que me hacia sentir incómodo cuando en realidad yo seguía añorando aquello que una vez sentí como mío. Luego sucedió algo y tuve la desgracia de que mi padre falleciera a sólo una semana de mi llegada a Cuba. Debido a su pérdida cancelé mi viaje, porque me sentía tan frustrado de regresar a mi país y no encontrar ya allí a uno de mis seres más queridos y quien más influyó en mi vida, habiendo sido dos cosas muy grandes al mismo tiempo, mi mejor amigo y mi padre. Así fue que  decidí no regresar por un tiempo, hasta que sanaran un poco las heridas y el dolor pudiera ser más llevadero.

Luego, al viajar de nuevo a la isla pude comprobar que he sufrido un proceso de desgarramiento que me ha quitado muchas de las emociones que una vez experimenté. Ahora, cuando voy de visita, una vez que entro al cementerio, beso la tumba de papá y le pongo sus flores, enseguida me pregunto ¿Qué otra cosa tengo que hacer yo aquí? Ni siquiera cuando veo la que fue mi casa, donde nací y crecí, donde me casé y luego nacieron mis hijos, llego a experimentar algún sentimiento afectivo profundo, quizás porque la miro como parte del precio que tuvimos que pagar para poder sacar a mi familia de Cuba.

Por otra parte, de la destrucción material de lo que una vez fue un pueblito alegre y bonito, como muchos otros, ni hablar, y lo mismo sucede para donde quiera que miras, incluyendo la una vez hermosa Habana.

En la actualidad, de mis amigos sólo quedan dos, los otros están regados por el mundo, quedan muy pocos de aquellos que una vez “encendíamos” el parque con nuestra risa, los juegos de basket o volleyball, en las fiestas con las famosas ruedas de casino, o disfrutando los sábados y domingos en la playa de Jibacoa, donde éramos asiduos. Quedan muy pocos de los que ya, hombres hechos y derechos, nos poníamos a intentar “arreglar” lo que no tenía arreglo y que a pesar de algunas diferencias de opinión, nos respetábamos.

Después descubrí que no sólo me sucede a mí, sino que algunos amigos lo han experimentado también y por último le ha sucedido a mis hijos, que hoy tienen 21 y 25 años. Durante sus primeros viajes a Cuba disfrutaban las dos o tres semanas que pasábamos allá, pero ya en nuestro último viaje  llegamos vía Miami un lunes por el mediodía; el primer día todo estuvo bien, amén del impacto que causa ver que la destrucción sigue avanzando y no se detiene. El martes, cuando estábamos almorzando, me dice mi hijo mayor: Papá, quiero que me adelantes el pasaje para irme para Miami antes del fin de semana y yo los espero allá, porque no soporto esto aquí. No me tomó por sorpresa, aunque en realidad no lo esperaba, pero lo mejor del caso es que acto seguido me dice el menor que él también quería irse porque allí no tenía nada que hacer.

Yo digo que mi Cuba, para mí, es sólo un bello recuerdo que atesoro en mi mente,  pero que ya no existe en esta dimensión en que vivimos, porque lo poco que queda de ella, me es totalmente extraño.  Sólo espero que ese recuerdo resucite algún día y se convierta en una realidad que pueda ser disfrutada, si no por mí, quizás al menos por mis hijos y mis nietos.

Hasta que punto nos ha llevado la situación de Cuba a sentirnos como verdaderos extraños en nuestra propia patria es la idea que he querido compartir con ustedes.

Escrito por Reinaldo

PD: Les ruego me perdonen, porque intenté ser breve y no lo logré, pero no quería dejar de expresar todo lo que aquí he dicho.

66 comentarios sobre “La Cuba que sólo existe en mi mente

  1. Amigo,

    No hay forma de comentar en pocas palabras. Pero lo intento.

    Ese camino que recorres no me es ajeno. Incluso en algunos pasajes para mi ha sido mayor el desarraigo. Ya no pretendo recuperar aquella cuba que solo existe en mis recuerdos. Solo los lugares fisicos donde se ubico alguna vez. Ya hize las paces con la sociedad que me arrincono y me enganho. Entonces he comenzado a pensar, a identificarme, con estas nuevas generaciones de cubanos que transitan estadios mas tempranos de ese camino. Por ellos tambien es valida la pelea. Por los familiares y amigos que aun viven aquella miseria moral. No para «aterrizar» alli como triunfador o nuevo conquistador. No, simplemente para sentarme en un banco en el Prado, o en la Fraternidad, o en el malecon, verlos entonces ir y venir, ver sus suenhos reflejados en sus rostros. Entonces ya no voy a necesitar nada mas, entonces todo esto que hemos vivido estara, finalmente, en el pasado!

  2. Pues yo también estoy despierta a esta hora.
    Y me pasa lo mismo.
    Todos mis amigos, están en facebook. Ninguno está en Cuba.
    Hasta mi familia anda por ahí desperdigada desde Chile hasta Canadá.
    Y la visita a Cuba, fue tan amarga, que prefiero no volver.

  3. Gusa,

    Yo no quiero volver hasta que alli se viva una vida normal. Me duele demasiado, me disgusta ser visto como el «proveedor» (con todo lo que esto significa para la falta de estima personal de los familiares y pocos amigos que aun estan alla). La ultima vez que fui fue en 92. De regreso en el avion tenia los ojos secos y la vista perdida (me comento mi mujer). Tomamos un taxi del aeropuerto a la casa de mi mama en Hialeah. Alli me deje caer en un sofa y llore lagrimas silenciosas por horas.

  4. Realmente tocas un tema muy sensible para los que estamos afuera. Es verdad que se siente una extrañeza tremenda sobre todo frente a la destruccion en que se encuentra el pais. Hasta la casa donde pase mi niñez esta en ruinas. En mi ultima visita me detuve por casi 20 minutos dentro de un pequeño cuartito donde mi papa tenia sus herramientas y que era el lugar preferido por mi en toda la casa, ahora ya en total deterioro y me deprimio enormemente.
    No se si es un problema mio, de la forma en que yo veo las cosas pero a mi me da la impresion cada vez que voy que todo se destruye a pasos agigantados. Mis amigos estan tremendamente quemados por el sol y muy deteriorados, las casa que conoci estan cayendose a pedazos, Las escuelas en el campo donde estudie ya son fantasmas sin alma y ni hablar de las que fueron mis novias pues la mayoria estan muy deterioradas con apenas 30 y pico de años!!
    Hemos pagado un alto precio por vivir en libertad pero en mi opinion un precio mucho mas alto ha pagado nuestra isla hermosa por vivir sin ella.

  5. Estimado Reinaldo, mas que largo me supo a corto tu relato. Me identifico plenamente con todo lo que dices, Tus razones, tus sufrimientos iniciales, tus añoranzas, tus dudas iniciales sobre si habías o no dado el paso correcto y también el posterior progreso que permiten estas sociedades a las personas de bien que les gusta trabajar y vivir en decencia.

    Muy bonito tu escrito y aún en medio de su singularidad relata lo que nos ha pasado a muchos. En mi caso hay dos diferencias, que salí en 1994 y que en estos 15 años nunca me he atrevido a regresar a la tierra aunque me mantengo constantemente al tanto de todo lo que allí ocurre a diario. A diferencia de Felo, el del post anterior, yo preferí desde un principio sacarme a todos los mios antes que mandarles dinero para que mal vivieran en aquel infierno.

    Relatas muy bien los desgarros de la emigración. Buscaré una carta que guardo de una compatriota donde de forma magistral enseña todas las heridas que esta acción ocasiona. Trataré de hacértela llegar o incluirla entre los comentarios de este mismo post para que también otros la disfruten.

    Te felicito por tu escrito que es real, sincero y muy bien estructurado.

  6. Reinaldo, aqui te copio esta carta sin remitente dirigida al emigrante que llega. Creo que da un matiz más a tu comentario y refleja lo duro de los primeros años. Se aviene al tema que has tocado y espero que también te guste:

    Emigrante, Amigo:

    Puede ser que tú, como yo, hayas abandonado tu país y te hayas dejado atrás la familia. Quién sabe si también la pareja…. Han quedado muy lejos los amigos, el parque donde te enamorabas, las comidas, la música preferida, tu clima, el árbol que plantaste, la mascota que tenías, los refranes, los libros, tu cielo, tu pasado, todo….

    ¿Qué has encontrado en tu nuevo destino? Seguramente otro idioma, otra casa, otro trabajo, otra geografía, otra historia, otras costumbres, otras personas que no te conocen, que a veces te observan con recelo, o con lástima, o con indiferencia. Tienes un trabajo duro y puede ser que mal pagado, pero no puedes exigir nada y has de esperar, sacrificándote mucho, el reconocimiento social que necesitas. Has de demostrar que eres bueno (no importa si ya lo eres), has de demostrarlo con tu comportamiento y con mucha dignidad, paciencia y dedicación.

    No puedes exigir que confíen en ti, que valoren tus capacidades e inteligencia, tu honradez, tu moral, como antes hacían los tuyos. Tan solo una buena actitud, positiva y digna, un esfuerzo por integrarte del todo a la nueva sociedad y atenerte a sus normas será lo que en el futuro te hará ganar el reconocimiento que tanto necesitas ahora y que tanto necesitarán los tuyos, que de seguro vendrán detrás de ti.

    Sé, y me duele, que ahora te espera la soledad, la incomunicación, la nostalgia, la sensación siempre ambigua de si has hecho bien o mal al dejar todo aquello que era tuyo, la incertidumbre de si alguna vez podrás retornar, el amargor de tener que comenzar de cero, la preocupación constante por tu gente de allá….

    Es duro emigrar, amigo. Tan duro que siempre resulta un mal. Pero a veces es el menor de los males. Y muchos hemos tenido que hacerlo…
    Pero las cosas son como son y no está en nuestras manos poder cambiarlas. Tampoco tenemos tiempo para llorar. Se ha de mirar adelante, siempre adelante. Y decir que no pasa nada, aunque si nos pase de todo.
    Se impone seguir. Debemos llegar.
    Emigrante amigo.

  7. Estimado Reinaldo:

    Muy conmovedor su relato. Al igual que el Sr. González yo tampoco he regresado a Cuba después de salir de allá. Mis hijas no conocen el país de sus padres, pero las miro y digo: «Mejor así, ¿qué hubiéramos hecho nosotros en Cuba con dos niñas chiquitas?» Es duro ser emigrante, pero la verdad es que más duro es ser cubano en Cuba.

    Un gran abrazo para usted y el resto de la tropa.

  8. Buenos dias y saludos a todos.

    Gracias Reinaldo por tu post. Es de una naturaleza que nos ha marcado a todos. Incluso a los que se quedaron en cuba, pues aunque se empeñen en negarlo estan cada vez mas atados a nuetras vidas. A veces por interes economico y a veces por destellos de amor filial.

    Leyendote me fui acordando de cosas que ya habia relegado a un plano indoloro, pero que forman parte de mi pasado y estan ahi.

    Yo sali hacia el excilio al igual que todos aqui. !Dispuesto a irme para haiti de ser preciso!. Yo estudie 5 años en rusia y me pude quedar mil veces y no lo hice. Hicimos escala en madrid, en canada, en fin oportunidades me sobraron !Y no me quede!

    Estaba atado a mi barrio, a las novias que tuve y que un dia perdi. A aquellas que u dia soñe tener y no pude y en las cuales tenian aun esperanzas. Al banco del parque donde mas de una lagrima se me salio cuando adolescente, a la playa, en fin a la imagen romantica y soñadora de esa cuba que habia quedado lejos mientras estudiaba.

    Luego regrese a cuba y poco a poco fui sufriendo decepciones, bloqueos, en fin la vida hecha tierra por ser «economista de la lomonosov» como el culebron en jefe nos califico un dia.

    Luego de 8 años decidi que ya esa realidad no era para mi, que la cuba que veia no era la cuba de mi interior y que la vi !Tan pequeña!

    Esto se sumaba a las heridas recibidas en la familia fiel al regimen donde ya se me jusgaba por las ideas y no por ser como era.

    !Al final..para no alargarme sali al exilio! Recorri casi todos los paises de suramerica…atraveze los andes por tierra! !Puse en riezgo mi vida y la de la madre de mi hija miles de veces, chocando con abusadores, estafadores, ventajistas…etc! Pudimos ser muchas veces parte de las estadisticas de desaparecidos…!Y nadie responderia por ello!

    En fin…luego de toda esa odisea les puedo afirmar mil veces que si tuviese que recorrer ese camino otra vez..!Lo haria sin dudarlo!

    No digo que debi salir antes..no..todos debemos recorrer nuestro propio camino y es este justamente por el que andamos. Intentar cambiar o negar el pasado es absurdo.

    Luego de 10 años fue que al fin pude ir a cuba a ver a mi familia. Los vi..regrese..y a los dos meses de salir murio mi papa. !Practicamente fui a despedirme!

    La vida es dura, la realidad te golpea pero todo este esfuerzo ha valido la pena hacerlo. Y no lo digo por lo material, pues puedo vivir bajo un puente..sino porque al fin !SOMOS LIBRES!

  9. Va mi opinión de «extranjero»…
    Excelente el post de reinaldo, triste… pero cierto… esa «Cuba» sólo existe en su memoria…
    He leido muchos relatos parecidos, cada uno con sus vivencias, en internet. Los cubanos en el exilio (o debería decir «desterrados»?) tienen en general bellos recuerdos de su patria, y sufren mucho no poder vivir o retornar a Cuba. Todos debieron emigrar por motivos archiconocidos y por lo general se plantean volver (aunque sea de visita) cuando aquello «cambie».
    Cuántos cubanos tienen los mismos sentimientos??? miles?? quizás millones desperdigados en el mundo.. una diáspora sólo comparable con la del pueblo judio…
    También en ese «pero las cosas son como son y no está en nuestras manos poder cambiarlas» de la carta del amigo del Sr. Gonzalez se resume la tragedia cubana… una persona sola, aislada nunca podrá cambiarla… millones unidos si podrían…
    También noto cierta «indisposición» entre sus compatriotas, unos defendiendo el exilio histórico, otros peleándose entre ellos (Ej. Zoe contra Yoani…) en vez de unirse en pro de una causa común.
    Creo que todo eso está en la propia cultura o idiosincracia del cubano.. y eso le viene muy bien a la dictadura…
    No soy historiador, pero creo que todas las dictaduras fueron derrocadas por la unión de todos los ciudadanos que las sufrían… en mi país teniamos un cantico, cuando se derroco la dictadura militar : » El pueblo unido, jamás será vencido»
    Mis cordiales saludos

  10. suenen violines.
    les dije la lloradera no para.
    Mezcla de tango argentino y culebrón colombiano.
    Como dicen aca
    A llorar a la iglesia
    o
    A llorar al cotolengo

  11. La única vez que he vuelto a Cuba mi hijo estaba de teta. Todo me parecía tan raro. Militares por todas partes. Yo venía de un país que no tiene ejército.
    Me pidieron cinco dólares en el aeropuerto. Como llevaba un montón de cosas, preferí darle una mordida al pastel de la corrupción.
    En el camino, me iba deprimiendo. Por toda la autopista viendo los pueblecitos desvencijados y polvorientos.
    Cuando llegué había apagón. No llegaba el agua a la ducha. Había que tener un cubo permanentemente pegado a una llavecita baja.
    Mis amigas de antes, arrugadas y viejas.
    Mi hijo era un bicho raro. No por extranjero. Simplemente por ser niño, en un país donde los niños escasean.
    El niño agarró una erupción en toda la piel. Digo yo que picadas de mosquito, el médico decía que «urticaria» y le mandó dieta antihistamínica e inyecciones de Difenidramina.
    Me cobraron, sí. Diez dólares por la consulta. Y eso era de favor, porque al ser extranjero (me dijeron) no lo podían atender en aquel policlínico y debían mandarlo a otro sitio donde me cobrarían como 80 por la consulta. «¡De pinga!»,-Dije. «Allá, siendo muy carero, un pediatra me cobra 20 dólares la consulta».
    A la salida tenía que mostrar un papel donde constara que el niño extranjero había pagado su tributo de no dormir en los hoteles de turismo. Tenía que pagar por el derecho a dormir en la casa de la abuela o abajo de un puente.
    ¿Acaso no ven que es un lactante?
    Ahí me convencí que no volvería.

  12. Cada comentario es un post en si. Y si muy sensible el tema. Como dice Rau muchos lo hemos colocoado en un cajoncito, donde no duela. Pero basta una palabra, una imagen y, Zaz!, se habre aquel cajon.
    Si Juanma, que «culebron», y al estilo de USA, donde duran, y duran, y duran, y los ninhos se vuelven adultos, que tienen ninhos a su vez (o que deciden no tenerlos, como dice Gusa). Y ni siquiera todo sigue igual, no, cada vez peor, y el deteorioro tambien parece ser infinito…

  13. Si cada vez estoy mas convencido de que son un tango
    Barrio tranquilo de mi ayer,
    como un triste atardecer,
    a tu esquina vuelvo viejo…
    Vuelvo más viejo,
    la vida me ha cambiado…
    en mi cabeza un poco de plata
    me ha dejado.
    Yo fui viajero del dolor
    y en mi andar de soñador
    comprendí mi mal de vida,
    y cada beso lo borré con una copa,
    en un juego de ilusión
    repartí mi corazón.

    Vuelvo vencido a la casita de mis viejos,
    cada cosa es un recuerdo que se agita en mi memoria,
    mis veinte abriles me llevaron lejos…
    locuras juveniles, la falta de consejo.
    Hay en la casa un hondo y cruel silencio huraño,
    y al golpear, como un extraño,
    me recibe el viejo criado…
    Habré cambiado totalmente, que el anciano por la voz
    tan sólo me reconoció.

    Pobre viejita la encontré
    enfermita; yo le hablé
    y me miró con unos ojos…
    Con esos ojos
    nublados por el llanto
    como diciéndome porqué tardaste tanto…
    Ya nunca más he de partir
    y a tu lado he de sentir
    el calor de un gran cariño…
    Sólo una madre nos perdona en esta vida,
    es la única verdad,
    es mentira lo demás.

  14. Brevemente. Como he narrado, deserte en Montreal mientras viajaba para un entrenemiento a Checoeslovaquia.
    En Quebec, cuando llegue, habia muchisimo desempleo, que tambien sufro, uno que otro dia pase frio y el hambre que no habia pasado en Cuba… y habiendo sidom profesional debi «jalar» muchisima factoria.

    La soledad, la separacion de la familia, fue terrible.

    Materialemnte, para empezar, mi equipaje, que al parecer era de verdad revolucionario, insiste en hacer el viaje que yo no quise dar y se va sin su duenno hasta Checoeslovaquia. Asi que me meti tres dias con la muda ropa que llavaba puesta y sin poder lavarme los dientes.

    De Canada tengo, sin embargo , maravillosos recuerdos y sobre todo haber experimentado la indescriptible sensacion de que ya, por fin, nunca nadie vendria a tocarme en la puerta de mi casa para hacerme firmar un compromiso de asistencia a la Plaza, mi determinacion a realizar trabajos voluntarios dominicales, los circulo de «estudios», las milicias, los sindicatos y !Dios! las leventaderas nada menos que a los dos de la mannana para cuidar la cuadra donde vivo de la terrible amaenaza de los malevolos agentes y saboteadores que trabajaban en Langley.

  15. Bueno mi solidaridad por esa perdida de identidad y los males que acarrea el desarraigo.
    no debe ser fácil el tema.
    A mi por ejemplo no se me ocurriría dejar mi pais por otro por mas oportunidades que me ofrezca.
    Pero cada cual es dueño de sus decisiones y esclavo de sus circunstancias.
    Y siendo gente adulta supongo que los motivos de su partida tendrán una base solida y un propósito.
    Porque el pais en el que uno a nacido es un poco como la madre de uno.
    Y también hay un recuerdo de olores de sonidos,que nos marcan y nos retrotraen a esa niñes y juventud.
    Yo vivo a escasas 5 cuadras de donde nací y mi barrio natal es hoy un sitio desconocido para mi.
    Pero la gente del cole y mis amigos de la infancia ahi estan luchando por un futuro que nunca llega,con menos pelo y mas barriga.
    Quizas no hace falta partir para ver las ausencias.

  16. juanma, ya sabemos que tú eres conformista. En Cuba también se queda mucha gente por los mismos motivos, o por miedo a lo desconocido, o porque quieren que los entierren junto a sus padres, o por no perder el bajareque que heredaron del bisabuelo…
    ¿Sabías que han hecho estudios entre las poblaciones de emigrantes de distintos países?
    Todos tienen en común el ser inconformes. La población de emigrantes, por el solo hecho hecho de emigrar, ya se considera «otro tipo» de gente. Es gente de emprender, de tomar decisiones, de arriesgar… No por gusto, se les considera agentes importantes en la economía de cualquier país.

  17. Amigo Juanma, y si.. cambia.. todo cambia…
    A veces no queda otra que exiliarse (como le paso a muchos compatriotas en los `70)… pero al menos despuès de 10 o 15 años pudieron volver.
    Nuestros amigos cubanos la tienen más complicada, algunos estàn enterrados en tierra extranjera y otros llevan 50 años sin poder ver la patria… y ven que a la juventud de su tierra le pasa lo mismo que a ellos…
    Quizás nosotros tuvimos suerte… o salimos a la calle a pelearla… o no tuvimos un dictador tan duro como Fidel….
    Una reflexiòn, algo que me pregunto.. en la època militar, con lo de Malvinas y demàs, Cuba y Rusia eran nuestros referentes (hasta se hablaba de apoyo militar por parte de ellos) y los yanquis (e ingleses) eran el «imperio», los «enemigos».. los «malos»… y hoy seguimos en la misma.. poco hemos avanzado (a pesar de nuestro gobierno «zurdito»…) Mis saludos compatriota

  18. 100% Gusa, estoy de acuerdo con Ud. Ultimamente en argentina los inmigrantes vienen de paìses vecinos (bolivianos, paraguayos etc.) pero tambièn chinos y coreanos. Por lo general todos son muy trabajadores y emprendedores, los bolivianos y paraguayos se dedican principalmente a la producciòn de alimentos en pequeñas chacras (que generalmente alquilan), los coreanos abren sus tiendas (principalmente de ropa) y los chinos sus «supermercados» (minimercados en realidad…). En esto han relegado al argentino, que no esta «para esas cosas»….
    Mis saludos

  19. Mau en realidad ese tema de las izquierdas y las derechas cada vez se parecen mas a tinelli y su propuesta visual e ideológica.
    Mucho brillo,difusión,profusión de palabras de ambos lados.
    Pero la realidad nos da todos los dias una muestra de que la política es solo una mascarada detras de la que se escondes los verederos tomadores de decisiones no solo los que nadie elige,sino los que eligen a los elegibles.
    Tanto la izquierda como la derecha juega su juego del equilibrio y de la captación de masas y el control del presupuesto,y en el medio nosotros los de a pie como niño en medio de un tiroteo entre policías y ladrones.

  20. Mau, la población de emigrantes de cualquier país no puede ser tomada en ningún modo como representativa del total. Es un subgrupo que maneja la vida de manera diferente.
    Te aseguro que en Bolivia, Paraguay, China y Korea también encontrarás gente que no emigró. Se quedó allí a ver lo que la vida le trajera.
    Lo mismo en Cuba. Hay un 90 % que se quedó allí. Algunos esperando su momento. Otros viendo pasar un día después de otro.
    Y hay un 10 % que decidió decidir.

  21. Juanma, siempre hay terceras (o cuartas.. o quintas) opciones.. te pongo un ejemplo.. que tal te pinta Pino para presidente??? saludos

  22. Mau lo unico que veo es un grupo de burgeses con trapos de distintos colores y con presunciones de gloria ,jugando a ver quien la tiene mas grande.
    De banquete en banquete
    de discurso en discurso
    no veo tampoco mucha diferencia entre el buro político cubano o chino con la diregencia europea o arabe
    Ellos en sus oficinas suntuosas y sus caras vestimentas jugando a dominar el mundo como pinki y cerebro.
    mientras millones no tinen un plato para poner en la mesa.
    De que sirven tantos sistemas y tanta palabra si no pueden hacer ni lo basico????

  23. A ver Juanma, cuando hablas de que millones no tienen un plato para poner en la mesa, ¿De cuántos millones hablas? ¿Qué proporción del total de la población es eso? ¿Y a qué tipo de plato te refieres?
    Porque mi experiencia personal en el capitalismo tercermundista es que limpiando vidrios de carros te sacas para el almuerzo.

  24. Reinaldo.

    Supongo que lo que cuentas es un proceso que casi todos los que emigramos lo vivimos. Creo que al final todos de una forma u otra experimentaremos tus vivencias.

    No he llegado a tu etapa, pero sé que mientras más años viva lejos de mi país más extraño lo veré, sobre todo porque el deterioro físico y moral cada día es peor.

    En fondo tenemos la esperanza de que algún día nuestro país regrese a la normalidad.

  25. Yo sí creo que hay una diferencia entre al dirigencia europea (o yanqui) y la cubana (o china). En ambos paìses hay ricos y pobres, pero la forma en que se reparten esa riqueza (o pobreza…) es distinta. Tambièn la forma en que uno, como ciudadano puede hacer valer sus derechos.
    Quizás nosotros estamos a mitad de camino, entre uno y otro sistema (por ahi nos vamos un poco màs a la derecha.. por ahì un poco màs a la izquierda..).
    De lo que si estoy seguro, es que si tuviera que irme a vivir a otro paìs por el motivo que fuera , preferirìa mil veces a un paìs europeo o al «imperio», inclusive a mexico, costa rica o panamà, antes que ir a vivir a Cuba.. y vos?? adonde prefeririàs??? saludos

  26. mau :

    el ? a cuba , sin duda. esa equidistancia «izquierda derecha , todos culpables» es un pose de izquierdista medio arrepentido, mas incapaz de admitir su error.
    de chicos asi en el mundo islámcio salió al-quaeda

  27. 100% Gusana.. sabe que es lo que Ud. no entiende?? que los que «no tienen un plato en la mesa», la culpa la tiene el «imperio».. o la culpa la tiene el gobierno.. o el embargo .. o matusalen…
    Le cuento una anècdota con mi padre, viendo como piqueteros (algo asi como huelguistas.. pero que no trabajan), cortaban rutas, pidiendo «que les den algo», que «son pobres». Mi padre me dijo : «en mis tiempos ser pobre era una verguenza… nos avergonzàbamos de ser pobres y trabajàbamos duro para salir de la pobreza… no como ahora, donde todos ventilan su «pobreza» para pedir que les «regalen» cosas… y el primero que empezò con eso fue Peròn, y su «justicia social».
    Hoy en dìa compatriotas como Juanma alaban el «subsidio universal por hijo» que otorgò nuestra prescindente. Es una bonita forma de obtener votos, pagàndoles a la gente para que no trabaje, tenga màs hijos (y menos cultura.. menos educaciòn…) Total, los que les pagamos a ellos, somos los que pagamos impuestos (juanma incluido…). Mis saludos

  28. Mau, precisamente, ni Juanma ni ninguno de los que arguyen con «los pobres» me ha sabido decir a cuánto asciende la cantidad de pobres y porqué los pobres son pobres.
    Lo vivo a diario. Gente que no quiere trabajar. Indios que reciben un subsidio del gobierno y se lo fumigan en la cantina.
    Lo viví en Cuba. Locas que parían 4 hijos de padres distintos y la Seguridad Social les hacía una casa y les daban «cuota extra». ¿Y el que trabajaba? No podía ni siquiera comprar una casa, al precio que fuera: era ilegal.

  29. Algo que vi cuando vivia en cuba tiene que ver con extranjeros de izquierda. Resulta que llegaban alli y de repente se convertian en «gente importante», a la que todo mundo observaba, atendia y trataba de alagar. Algo que raramente habian vivido alguna vez en sus paises de origen. Poseian ademas un nivel de vida «muy diferente» al de los cubanos y esto los tornaba aun mas «apetecibles» como amigos. Claro que ese mejor nivel de vida despues yo aprenderia que es mas o menos el de los vendedores de Tepito en Mexico City. Pero que hacer, he visto que lo mas importante para el humano no es que tan bien estoy, sino que tanto mejor estoy que los que me rodean.

    Sin embargo, casi ninguno soporto la estadia por mucho tiempo y eventualmente se regresaba a su pequenho lugar, ya porque cometia «algun error» segun criterio de los gobernantes aquellos o simplemente porque despues de la fiesta viene la resaca y las miserias cotidianas de alguna manera comenzaban a alcanzarlos.

  30. 100%, por eso puse por ahì, que Argentina esta «a medio camino» entre un capitalismo y un socialismo. Quizàs es el paìs latinoamericano mas parecido a los socialismos europeos. Personalmente creo que no està dando resultados, se fomenta la vagancia, se destruye la «cultura del trabajo» y al «pobre» que no quiere trabajar, le regalan casa, impuestos gratis, salario y si no le dan algo, sale a «protestar» contra el gobierno… mis saludos

  31. La culpa la tiene el capitalismo. Los burgueses son una casta de gente explotadora. En fin.

    El capitalismo, mas o menos bien aplicado obliga a la gente a trabajar y crear riqueza para obtener a cambio retribucion.

    Los burqueses en realidad son aquellos que viven en ese sistema y trabajando su parte logran alcanzar un nivel decoroso.

    Cuantos de nosotros estariamos dispuestos a trabajar cada dia nuestra parte si de cualquier manera recibieramos lo que necesitamos para vivir, incluida la educacion y la salud?. A las 6 am, cuando suena el despertador, si fueran una opcion, cuantos nos levantariamos y saldriamos a dar nuestra cuota diaria?.

    Todo esto de conciencia, etc suena muy bonito. Mas de cincuenta anhos de ponerlo en practica, y no solo en cuba, solo ha servido para demostrar que crea gentes cada vez mas flojas y dependientes, que no son capaces de iniciativa propia, que languidecen en el gris de cada dia y se tornan en la sombra de lo que hubieran sido.

  32. Gracias a todos por sus opiniones, y gracias al sr. Gonzalez por esa carta al emigrante.

    Cada uno tiene su propio calvario que contar, mas como experiencias que como llanto, pero siempre hay algun ejemplar letrinoamericano que intenta reducir lo que decimos a una simple lloradera.

    Yo relato mis vivencias y explico lo que siento, pero ya no lloro, a pesar de que me vi obligado a emigrar por mi responsabilidad con el futuro de mi familia. Tu, en cambio, oh, ejemplar divino del letrinoamericano indigente, fuiste muy «valiente» y te quedaste a llorar miseria y cantar calamidades. Lo unico que no nos has explicado es que has hecho, en toda tu vida, para cambiar tu situacion quejumbrosa y casi que en la indigencia cerebral. Esperar por el milagro que te lleve chavestia o quizas a que salga otro castro que te de nuevas «energias» mientras esperas por el colapso del capitalismo que tanto odias, pero del cual al menos malvives y al que no renuncias como medio de sustento. Y por cierto, debes estar con las nalgas peladas con la recuperacion economica. ¿No te atreves a pronosticar cuando sera la debacle que tanto anunciabas?

    Francamente, no se por que pierdo tiempo diciendote lo que tu conoces tambien, pero para eso es este espacio, ¿no?.
    En fin, que con «maestros» como tu, seria preferible seguir analfabetos de por vida.

    Mira, un consejo, yohandry tu amigo necesita quien lo aliente, ahora que ha sido «amenazado de muerte» por la mafia de Miami. ¿Por que no dedicas tu precioso tiempo a consolarlo? ¿Que paso, despues que entraste guataqueando tanto alli te hicieron algo que «hirio» tu «integridad» roboilusionaria?
    Das pena, y hasta un poquito de lastima, pero en fin, sabemos de la pata que cojeas, y lo mejor del caso es que aunque has tratado de «integrarte» a la chusma cubana, chicharroneandoles en sus blogs, has demostrado que al final prefieres comentar con los que aportamos experiencias y opiniones. Parece que las consignitas de los yohandrys y pepitos cakitas no te hacen gracia, aunque no lo entiendo, porque esos son tus verdaderos «camaradas».

  33. 100%
    la pobreza de la franelita para acomodar carros,es burgesa al lado de la pobreza profunda y endémica de los excluidos.
    son cientos de millones los que no pueden diariamente poner las proteínas y los hidratos básicos para al supervivencia.
    Que viven en condiciones infrahumanas y estas alturas ya no me importa de quien es la culpa.
    Mientras los señores del poder político y economizo juegan su Capitalismo-Comunismo .
    La única diferencia entre los hombres y los niños es el precio de sus juguetes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s