Rusia y los olores soviéticos

Nunca olvido, como muchos de nosotros, cuantas veces escuché hasta el hartazgo que aquel distante, inmenso y ya difunto país, llamado Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas era el paradigma, el ejemplo de un tipo de sociedad donde las virtudes morales prevalecían sobre la esencia depredadora y autodestructiva del capitalismo. En medio del romance caribeño-siberiano pocos sabíamos de la triste y tenebrosa historia que acompañaba a aquel país, eran nuestros hermanos de causa y sus manchas eran irrelevantes.

En 1991, después de 74 años, el sistema colapsó estruendosamente y la Guerra Fría tuvo su ganador y su perdedor. En la inevitable apertura de los 90 muchos miraban boquiabiertos el nivel de pobreza inconcebible en que se hallaba un país con vastísimos recursos naturales. En ciertas partes de las ex repúblicas asiáticas el atraso tenía niveles feudales y es una de las causas de la condición actual de esos países recientemente independientes. La nueva Rusia se abrió al capital extranjero y bajo extrañas reglas de juego muchos se hicieron millonarios en tiempo record y otros tantos se fueron a otros países buscando mejores oportunidades. Todo esto ocurría bajo la presidencia del ex Primer Secretario de PCUS en Moscú B. Yeltsin, quien por razones de salud en 1999 cedió el mando al por entonces Primer Ministro V.Putin, quien hasta hoy, aunque no es oficialmente Presidente, sigue mandando.

En Febrero tuve la oportunidad de ir a Moscú, hoy una de las ciudades más caras del mundo. A simple vista, en la capital, el comunismo parece haber sido lanzado al fondo a la Fosa de las Marianas. Es un país lleno de luces, autos modernos, en cualquier parte se ven filiales de todas las grandes compañías del mundo, enormes Shopping Malls que se levantan al mejor estilo de “Made in USA”, abundancia, embotellamientos de fotos a la hora pico, edificios de oficinas y de viviendas en construcción, en armonía con el entorno, con el mismo rigor estético de los países más desarrollados del mundo. Aquí incluímos al futuro rascacielos más alto de Europa. Fuera del desastroso legado arquitectónico soviético, que quedará allí para siempre, casi todo, en mayor o menor medida, está permeado por la modernidad.

Sin embargo, a medida que pasaron los días ciertas cosas comenzaron a llamar mi atención. Los cafés y restaurants de la calle Arbat, una de las principales y más céntricas de la ciudad, nunca estaban llenos, casi no llegaban al 50%, incluso viernes y sábados, los mencionados Shopping Malls, por el estilo, particularmente el GUM, frente a la Plaza Roja. Nada tenía que ver con el frío, pués en la calle había mucha gente. Los trenes del metro son los mismos que hace 25 años, excepto en 2 o 3 líneas. Una de las cosas más llamativas es que apenas hay tiendas de tamaño mediano, o son Malls gigantescos o pequeños kioscos donde, en un soberano amontonamiento, es posible encontrar desde pan hasta lap tops. Un acompañante seguro e indeseado al mismo tiempo es el ruido. Todo es más caro que en USA, Canadá y Europa (no solo proporcionalmente), excepto la gasolina, el transporte público y mi ejemplo favorito, …una caja de Marlboro es 3 veces más barata que un kilo de carne de cerdo.

No solo estuve en Moscú, me pasé un día en Serpujov, ciudad que está a 100 kms al sur de Moscú. Durante todo el trayecto hacia dicha ciudad es posible ver al pie de las autopistas y carreteras la transformación de pequeños pueblos: muchas casas modernas están siendo construídas y la industria de los materiales de construcción, en esas zonas, florece. Pero mientras más se aleja uno de Moscú y se acerca a Serpujov, los pueblos y comunidades no son modernos asentamientos con bellas casas con ciertas marcas del pasado; sino todo lo contrario, casuchas de madera desvencijadas que apenas se sostienen flanqueadas por alguna que otra casa nueva que a 60 kms de distancia es normal y allí una rareza. La ciudad Serpujov parece que está en otro país, otra dimensión!, calles destrozadas, edificios sin pintar, montones de casas viejas a punto de derrumbarse, suciedad, mercados primitivos y desordenados con anaqueles hechos en CCCP, por suerte, al menos, sin escaceses…a solo 100 kms!!

He dejado para el final lo que más me impactó. En los alrededores de la Plaza Roja, en tiendas y stands de souvenirs, el Camarada Stalin es un producto turístico, en Matrioshkas, en jarros, jarrones y llaveros es posible encontrar la cara del bigotudo georgiano. Además, en las áreas aledañas a la plaza un individuo se pasea, como atracción turística, disfrazado de Stalin, para que se hagan fotos con él.

Fueron solo 10 días, son impresiones “desde afuera”, no tengo elementos para explicar algunos de los “por qué”, pero todo cuánto he escrito es real. Un momento singular es la llegada y la salida. Los de Inmigración en el aeropuerto no dan las buenas horas y te tratan casi como a un fugitivo de un gulag. Si alguien se decide, pues que esa impresión no estropee la estancia, puede ser buena. Mis saludos a todos los lectores.

Capitán Nemo
Desde el Nautilus

97 thoughts on “Rusia y los olores soviéticos

  1. Capitan si solo fuese un asunto de baches y salario la diferencia entre paises, con un poquito mas podriamos covertir a los ticos en suecos, jaja.

  2. Hola Enrique,

    jaja!!Por qué no Noruega!!??

    Bueno,la cosa es que siempre aquella cosa de “la Suiza de Centroámerica”(claro que no me lo creí) me resultó casi hasta cómica,un mal chiste repetido sin parar.Pero está claro que hay una diferencia notable entre CR y sus vecinos,por eso quise preguntarle a Evelio algunas cosas.
    También,una amiga suiza después de trabajar más 30 annos en su país quiso irse a un país tropical a vivir del dinero que hizo en su vida más un trabajito que encontrara.Estuvo en Costa Rica y le encantó,solo que no pudo encontrar un trabajo en su área(centros de buceo) y se fue.

    Saludos

  3. Efectivamente fui del primer llamado de las UMAP en noviembre de 1965 (después de haber sido expulsado de la universidad en las llamadas “depuraciones” unos meses antes) y allí estuve hasta que las cerraron (o les cambiaron el nombre) 3 años después. Realmente no me gusta revisitar esos tiempos pues aún tengo pesadillas recurrentes en las que estoy de nuevo allá de visita y no me dejan salir (que según he leído en los foros sobre Cuba, es cosa muy común entre los exiliados) o que estoy allá y me quieren mandar de nuevo a aquellos campos de concentración. Solamente y para que se hagan una idea del personal de aquel primer llamado, conmigo estaban todos los graduados de bachillerato de ese curso que no habían cogido “credenciales” para matricular en la universidad, varios pastores protestantes de distintas denominaciones y todos los estudiantes del Seminario Bautista en Santiago que se quedó literalmente vacío. Unas semanas después llegaron a nuestra unidad una docena de quienes habían sido empleados del aeropuerto de Boyeros entre los que habían mecánicos de aviación altamente calificados (le daban mantenimiento incluso a los aviones de Iberia) y controladores de vuelo los cuales parece que habían dejado de ser “confiables”. Las edades del personal fluctuaban entre 16 y 50 años (yo tenía 20 en aquel entonces) y además habían homosexuales y Testigos de Jehová de todos los estratos sociales y de todas las edades. Supuestamente, esto fue un llamado al Servicio Militar Obligatorio pero cuando estuvimos todos concentrados en el stadium de pelota para la partida y uno miraba a su alrededor se daba cuenta de que había algo que no cuadraba. Este fue el primer llamado. Ya para el segundo en junio del ’66 se sabía exactamente de que iba la cosa y ese segundo llamado fue masivo al punto que se decía que llegaron a haber unos 40,000 confinados regados por todo Camagüey y en esta ocasión habían incluso presos comunes del Príncipe (me consta personalmente) y santeros de religiones como los Abacuá, etc. Los días eran de 12 horas de trabajo de lunes a sábado y cuando las zafras tocaban a su fin se trabajaba hasta los domingos en la mañana quedando sólo la tarde para lavar a duras penas algo de la ropa de trabajo. Los traslados los hacían de noche y sin previo aviso para llegar al nuevo campamento de madrugada, acomodarse un poco y a las 5 de la mañana el “de pié” y para el campo. A veces uno sólo veía el nuevo campamento de día cuando llegaba el siguiente domingo pues nos íbamos para el campo de noche y regresábamos de noche y la mayoría de los campamentos no tenían luz eléctrica y nos alumbrábamos con mechones artesanales usando kerosene como combustible.
    Posiblemente si hubiera habido Internet en aquellos tiempos, nunca se hubieran atrevido a crear las UMAP pues la denuncia mundial les hubiera desenmascarado pero en esos años de total encierro informativo todos los horrores quedaron impunes.
    Por aquellos tiempos leí “Un día de la vida de Iván Denisovich” de Alexandr Soljenitsin que editó en aquellos tiempos la colección Cocuyo. Lo recomiendo. Me parecieron sorprendentes las similitudes en los comportamientos y las reacciones psicológicas entre los personajes del libro y la realidad que me rodeaba. Salvando las distancias y las condiciones climáticas, definitivamente las tiranías tienen los mismos instintos en Siberia o en el trópico.

  4. hola oriental,
    cuando estabas alla adentro tenias alguna idea de cuando ibas a salir?, les decian algo al respecto?

  5. Oriental quedate conectado un tiempo seguido para que puedas contarnos mas, ya se que parece egoista pedirte que hurgues en la herida, pero haz lo que puedas con tal de que tu testimonio quede. Yo empezaria por preguntarte que significa exactamente que los bachilleres no hubiesen conseguido sus “credenciales”, y otra duda es que segun tengo entendido a toda esa gente aun muchos años despues les aparecia en su expediente laboral, una frase algo asi como haber sido “soldado UMAP” con el tono peyorativo que eso significaba.

  6. Y algo mas Oriental, este es un fragmento de un articulo:

    En los campos de la UMAP, donde se comía y bebía poco y asquerosamente mal, hubo crueles golpizas, personas arrastradas por caballos, reclusos amarrados a los alambres de púas mientras eran literalmente desangrado por los mosquitos y comidos por las hormigas. Hubo fusilamientos sumarios, jóvenes sepultados vivos, con la cabeza fuera de la tierra, calcinados por el sol, y, como era predecible, muchas automutilaciones para escapar de aquellos infiernos rumbo a algún hospital, y varios suicidios de muchachos absolutamente desesperados.

    Fuiste testigo presencial de cosas asi o hay algo de exageracion, yo creo al gobierno capaz de todo eso pero siempre es mejor sentir apego por la verdad.

  7. VEV: Sobre el tiempo a cumplir, los sargentos nos decían que el tiempo de estancia era indefinido y de acuerdo al comportamiento de cada cual implicando que éramos “entes antisociales incapaces de incorporarnos a la sociedad en nuestras actuales circunstancias”. Supuestamente sabías cuando entrabas pero no cuando salías.

    Enrique: en aquellos tiempos se le daba a los egresados de bachillerato del Instituto la “carta de credenciales” o sea el visto bueno o luz verde para poder matricular en la universidad en alguna carrera. Los que no recibían las credenciales, no estaban aptos políticamente para continuar sus estudios universitarios. Por supuesto, el haber estado en las UMAP era un sambenito que te acompañaba todo el resto de tu vida y después de haber salido de aquello, era difícil conseguir trabajo que no fuera de picapedrero o abriendo tumbas en el cementerio, literalmente.

  8. Gracias, Oriental, por tu testimonio.
    Ojala pudieras contarnos mas sobre esa terrible odisea por la que pasaron tu y otros miles de cubanos.

    En el año 69, estudiando en el pre Jose Marti, de La Habana, nos mandaron cuatro meses a cortar caña a Camaguey, y de paso, a pasar mas hambre y trabajos que un forro de catre viejo.
    Estuve por un tiempo en un campamento que habia sido construido para albergar a miembros de la UMAP. Se le conocia como Flautilla, y estaba en la zona entre el Central Cespedes y el Primero de Enero, como a veinte kilometros del entronque de Piedrecitas, frente a una represa al otro lado del terraplen. Incomunicado,iIntrincado y alejado de todo vestigio de civilizacion, pero eso no fue en realidad lo que nos impresiono, sino la construccion del mismo:
    Una nave dormitorio y otra de cocina-comedor-almacen con techo de guano, unas pocas letrinas sanitarias (creo que eran 3 ó 4) y en la parte de afuera de las letrinas, hacia un lado donde tenia un pisito de cemento, habia una llave a nivel del piso donde podias coger agua con una lata o un cubo para bañarte a la intemperie, aun cuando hacia un frio del carajo, en aquellos meses de febrero-marzo del 69. Todo aquello estaba rodeado por unos postes altos con alamabres de pua clavados a ambos lados, a una distancia de unas cuatro o seis pulgadas cuando mas, por donde no podia pasar practicamente ni una lagartija, y encima de eso, todavia quedaban las torres de vigilancia para los guardias.
    Todo aquello nos transportaba a las peliculas sobre la Segunda Guerra Mundial y las escenas de los campos de concentracion nazis. Y señores, que conste, no estoy diciendo que habia camara de gas ni se fabricaba jabon con los reclusos. La comparacion es solo sobre lo que se veia y se sentia cuando uno estaba alli.

  9. Yo recuerdo que los sargentos nos decían que a los “castigados” se les mandaba a los cayos al norte de Camaguey y agregaban socarronamente “allí los caballos se meten en el mar al atardecer huyéndole a los mosquitos”.
    Yo no presencié algunas de esas cosas que comentas pero si oía las narraciones de experiencias de ese tipo (como nos movían a cada rato, no nos manteníamos con la misma gente y así se conocían historias de otros campamentos, etc. y los que las contaban no tenían por qué decir mentiras) Yo si vi ensañarse mucho con los infelices Testigos de Jehová, guajiritos casi adolescentes algunos y oí cuentos de otros confinados de haberlos visto que los metían en las letrinas con la mierda al cuello como castigo. Sí te puedo decir que el primer día de llegar habían como 5 Testigos que por negarse a recibir calzoncillos y camisetas verde olivo pues decían que era ropa militar y que ellos no se ponían eso (con la ropa de trabajo no tenían problemas pues era pantalón azul y camisa de mezclilla como usaban los presos. Ellos decían que se ponían uniforme de preso pero de militar, no) pues a estos los pusieron a dormir sin ropa a la intemperie (y déjame decirte que el frío de las noches de las planicies camagüeyanas en noviembre es de cuidado) y por fin tuvieron que transigir porque los Testigos no dieron su brazo a torcer. Había que matarlos. Muy admirables realmente. Ese mismo temple te lo encontrabas en los jovencitos de 16 y 17 años. Si alguno se trataba de escapar, cuando los cogían les pelaban la cabeza al rape para escarmientos de los demás. De las automutilaciones si vi muchas. Se cortaban los tendones de la mano izquierda para poder estar un mes en casa pues los operaban y los mandaban a recuperarse a sus pueblos. Había “cirujanos” que eran expertos en cortarte un tendón sin levantar sospechas de que no había sido un golpe del machete sin querer. También oí de varios suicidios pero ninguno en los campamentos en que estuve. Con nosotros habían unos cuantos epilépticos y aquello era realmente escalofriante pues había a quien le daban los ataques casi a diario y era terrible verlos rato antes, cuando sentían que les venían las convulsiones empezaban a llorar y los demás tratábamos de ayudarlos y aguantarlos durante las convulsiones. Realmente se veían situaciones dantescas.

  10. Iberico, el que esta detras del compañerito de lcj es nada mas y nada menos que uno de los chivatones infiltrados entre los disidentes y que fue destapado durante los programas “comicos” de la tv cubana que sacaron contra los blogueros y toda esa gente. Es un tal capote.
    Imaginense, dicen que aquello fue una reunion para “conocerse” y que nada era politico, pero estaba penetrada hasta el tuetano por los segurosos. El chivaton Yagarde tambien estaba en el encuentro, y el periodista Rabieta. Todo un batallon de segurosos y chivatones participando “democraticamente” en un evento, auspiciado en un local del gobierno, y controlado por el minint.
    En fin, una comedia mas entre las tantas.

  11. Oriental,

    esas historias no pueden olvidarse.Gracias por compartir esos tristes recuerdos aquí.
    En Cuba hay generaciones que no saben nada de eso.

    Reinaldo,cerca de ese lugar donde estuviste está Miraflores,uno de los pueblos donde reconcentraron a varios de los alzados en armas.

  12. Caballeros, voy a poner un post nuevo.
    Como siempre, podemos seguir alli opinando abiertamente.

  13. oriental,
    estas en contacto con otras victimas de la umap?
    sabes de algun libro o documental que cuente ese episodio fascista?

  14. VEV: Sigo en contacto con muchos de los amigos que pasamos por aquella experiencia y que están regados por el mundo aunque a varios los tengo muy cerca. Algunos pertenecían a mi círculo de amistades ya desde antes y a otros los conocí en aquella penuria y la amistad ha continuado a travez de los años que ya pasan de 45.
    Si le haces un Google a UMAP Cuba, salen muchas cosas interesantes en inglés y español.
    Saludos.

  15. En mi juventud solia soñar que habia viajado a la URSS y que una vez en ese país, todo allí era como que muy disciplinado y muy bien organizado; era algo asi como experimentar la vida en una sociedad perfecta. Es realmente una gran pena que mis sueños estuvieran tan fuera de la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s