¿Quién ganará y quién no?

Por: Roberto Àlvarez Quiñones

Tomado de: http://www.diariodecuba.com

Este proceso empuja a Cuba hacia una versión raulista y modificada del modelo chino.

Con solo la intención de querer normalizar las relaciones con los hermanos Castro,  el presidente Barack Obama  ha puesto a Cuba de moda y todos quieren ir a La Habana para “estar en onda”.

Sin embargo, casi nadie se pregunta  quiénes realmente ganarán y quienes recibirán tan poco que al final  podría decirse que saldrán perdiendo. Al parecer, en este andar hacia el deshielo bilateral La Habana y Washington se basan en la filosofía del poeta español Ramón de Campoamor: “todo es según el color del cristal con que se mira”.

Y me sorprende que no se mencione que falta un tercer prisma, y no color de rosa como el que usan los gobiernos citados. Es el del pueblo de Cuba, que siendo el protagonista principal ha sido ignorado por  los Castro y que en esa “nueva era” que se augura no va a ganar tanto como muchos creen.

Haciendo trizas la dignidad nacional, de la que tanto habla, el régimen está dispuesto a llegar a un arreglo con  una superpotencia extranjera pero no a dialogar y entenderse con los cubanos del patio. Así vende, ahora con más éxito que nunca, la idea de que el problema de Cuba es el “bloqueo” y el diferendo con EEUU, y no la dictadura comunista.

La propia Administración Obama, aunque diga lo contrario, no ha tenido en cuenta que en estas negociaciones tiene que haber tres factores y no dos: 1) los intereses económicos y geopolíticos de EEUU, 2)  los de la dictadura castrista, 3) y los de los cubanos de a pie.

Los objetivos 1 y 2 encajan bastante bien entre sí, pero no mucho con el 3. Y en dependencia de si se benefician o no los cubanos es que la normalización será positiva o no.

Prisma  de Washington

En EEUU los empresarios ven el deshielo como una formidable oportunidad para hacer negocios en un país que, devastado por el sistema comunista, no tienen nada y necesitan de todo. Los estadounidenses en general lo desean, pues les abriría un singular destino turístico que estuvo cerrado mucho tiempo y está a 40 minutos en avión.

Para Obama representa pasar a la historia como el presidente de EEUU que puso fin al   enfrentamiento bilateral, que politólogos y académicos consideran un rezago de la Guerra Fría,  aunque no es cierto, pues comenzó en 1959 con las confiscaciones de las propiedades estadounidenses en suelo cubano.

Como importante efecto colateral el mandatario  y  sus asesores esperan que al “amigarse” con los Castro las relaciones con el resto de América Latina van a mejorar, con lo cual ha de extinguirse, o disminuir al mínimo, la hostilidad de los gobiernos izquierdistas de la región contra EEUU. Craso error.

En cuanto a derechos humanos, la tesis de Obama es que en vez de exigir que estos se respeten  lo mejor es acercarse a Raúl Castro y su equipo, concederles estímulos económicos, y dejar que sea la comunidad internacional la que le exija luego que concedan las libertades ahora inexistentes.

¿Empoderar a quién?

Aún no hay evidencias suficientes de que la elite castrista quiera realmente tener relaciones amistosas con Washington, sino que se levante el embargo, recibir créditos, muchos turistas “yanquis” e inversiones de capital. Si lo logra, comenzará a poner piedras en el camino y a dilatar las conversaciones para  la normalización total de las relaciones.

El dictador ha dicho que no habrá cambios políticos.  Es cierto, para ello haría falta un relevo radicalmente nuevo y desideologizado del actual liderazgo castrista, algo que no se atisba en el horizonte. En todos los países excomunistas los cambios estuvieron a cargo de nuevos dirigentes.

En cuanto al ámbito económico, es una ilusión creer que las compañías y los bancos estadounidenses podrán “empoderar a los emprendedores” y fomentar un pujante sector privado. En Cuba el Estado tiene el monopolio absoluto y enfermizo de toda la actividad industrial, comercial, bancaria y hasta la agrícola, pues los campesinos están obligados a vender a empresas estatales de acopio casi todo lo que producen.

Además, la Ley de Inversión Extranjera impide que los cubanos residentes en el país puedan invertir. Y si reciben financiamiento extranjero  tampoco pueden porque lo prohíbe el Partido Comunista (PCC), que establece: “No se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas (negocios privados) o naturales (individuos)”. Es decir, no hay cómo crear capital  privado. Por ejemplo, el dueño de una paladar no puede crecer porque solo le permiten tener 50 sillas como máximo.

Los cuentapropistas no pueden exportar o importar nada, ni negociar directamente con nadie. Solo pueden relacionarse con las empresas del Estado y nunca con una empresa privada o mixta, y menos con extranjeros.

Alguien podría decir que con derogar esas restricciones los cuentapropistas podrían convertirse en capitalistas. Eso no va a suceder. Con los Castro en el poder es impensable la consigna de “enriquecerse es glorioso” con la que Deng Xiaoping inició las reformas luego de la muerte de Mao Tse Tung.

Hacer fortuna será privilegio de la elite militar castrista, que será la que negociará con los estadounidenses directamente. Ella será la ganadora neta y sí se va a “empoderar”.

Un cese del embargo consolidará la nueva burguesía cívico-militar —ya en gestación—, integrada por los familiares de los Castro, el generalato y jerarcas del Partido Comunista. Y acelerará el diseño del neocastrismo, cuya primera versión será presentada en el VII congreso del PCC, en abril de 2016.

Más palos que zanahorias

Otorgando el beneficio de la duda puede pensarse que como el castrismo no está preparado para quedarse sin el “enemigo” que hizo posible su discurso político-ideológico y fue el motivo para movilizar al “pueblo combatiente”, al producirse finalmente la invasión yanqui, pero de turistas y hombres de negocios, la situación podría desbordar al régimen y producirse cambios más profundos. Esa es la esperanza de los más optimistas. Pero parece muy poco probable.

Es cierto que los cubanos sentirán menos miedo. No será delito hablar bien del Gobierno “yanqui”. Y si se levanta el embargo ya el “imperio” no será el culpable de todo lo malo. Ello evidenciaría con más fuerza que nunca, de manera ineludible, que la pesadilla cubana solo puede tener fin con la salida de escena de los Castro y la gerontocracia “histórica”. También hay que contar con el uso creciente de teléfonos móviles y otros medios tecnológicos en la Isla.

Sin embargo, el control de la sociedad cubana que tiene el castrismo es algo nunca antes visto en Occidente. Es asombroso el control absoluto que ha logrado de la vida de cada ciudadano. Y no se vislumbra que eso se vaya a modificar, haya o no relaciones con EEUU.

Por el contrario, el autoritarismo castrista se está fortaleciendo. Sabedora de que es la vedette política del momento y que nadie, ni siquiera Washington, va a censurarla para no hacer ruido en las negociones en curso, la dictadura se siente impune y arrecia la represión contra los disidentes.

El deshielo Cuba-EEUU,  si se levantase el embargo, traerá una ligera mejoría económica para la gente, pero bajo la égida estatal. El Gobierno podrá recibir créditos, más dinero del turismo y de los eventuales negocios que hiciere con compañías extranjeras, y habrá más importaciones de alimentos, maquinarias, medicinas  y artículos de consumo.

Como conclusión, a mi modo de ver este proceso empuja a Cuba hacia una versión raulista y modificada del modelo chino: se mantendrá la represión política igual o peor que en China, pero no se permitirá que surja un millonario sector privado como el que ya genera el 70% del Producto Interno Bruto (PIB) de la segunda mayor economía mundial.

Los cubanos recibirán los mismos palos, pero menos zanahorias que los chinos. Y continuarán sin disfrutar las libertades a las que tienen derecho.

Ojalá me equivoque de plano y todo sea distinto.

92 thoughts on “¿Quién ganará y quién no?

  1. Fantoche dijo:

    tiempo al tiempo…
    __________

    Haces muy bien, es imposible equivocarse cuando le das tiempo al tiempo!

    Si el tiempo te da la razon, barbaro. Si no, pues no estaremos ninguno de los presentes para acordarse de lo que afirmas hoy. 😛

  2. En realidad yo me pongo a pensar, y concluyo que a Cuba mas bien le perjudico la longevidad de la URSS. En los ultimos 25 años, luego de la caida de los bolos, CAME y demas, la revolucion cubana se ha desarrollado mas que en todos los años de guerra fria juntos.

    Veamos. Cuando la guerra fria la revolucion tenia que cooperar en intervenciones militares, ademas de soportar y hasta exportar, guerrillas a la region para ver si podia meter el comunismo ahi.. nunca lo lograron, quizas en Nicaragua unicamente. Hoy, sin mandar guerrillas, a exportado su revolucion y su izquierda por toda latinoamerica y excepcionales son los paises de la region que no han caido en sus redes.

    Y yo les digo, por experiencia propia.. que cada vez que algun tico me habla de Cuba me dice.. si Cubiche, Cuba esta mal y castro un HP, pero si no fuera por el bloqueo quizas estuvieran mejor.
    Y cuando le pregunto de Venezuela, ahi no tienen perdon.. ahhhh, ese chavez es un loco y maduro peor, y punto.. no hay alisiente ni esperanza.

    Yo creo incluso que el embargo ha sido una pieza fuerte en la metastasis del castrismo por la region.

    Contentos deberiamos estar todos cada vez que tenemos alguna señal de que esa etapa esta terminando.. tiempo? Claro.. 56 años y sobre todo los ultimos 25, tenemos a favor nuestro, con datos, no suposiciones, de que lo hecho hasta hoy no funciona. Funcionara lo que ahora sucede? No lo se… pero van a tener al menos la desencia de darnos 56 añitos de gracia, o 25 vaya, como si lo han tenido aquellos que hoy estan de luto?

    Dejenlo ir coño.

  3. #1 por El Atravesao el mayo 27, 2015 – 16:27

    Si el tiempo te da la razon, barbaro. Si no, pues no estaremos ninguno de los presentes para acordarse de lo que afirmas hoy

    xxx

    Si el tiempo te da la razon, barbaro. Si no te ha dado la razon es porque aun no ha pasado suficiente tiempo jejej

    Saludos

  4. Me encontre esto por ahi

    La ley y la moral.

    La democracia, y me importan un rábano los conceptos enciclopédicos, este es el mío, es división de poder, libertad de expresión, asociación, reunión, y el imperio de la ley, único imperio que existe bajo esta estructura social, y sufragio universal donde todos pesan lo mismo, un voto. En una democracia sana, las leyes son siempre a conveniencia de la gente, y el principio fundamental de estas es no dañar a otros. En fin, que para ser una buena persona lo único que tienes que hacer es cumplir la ley. Bajo este sistema en plena y saludable función a la moral queda relegada al plano ornamental, usted realmente no la necesita, si cumple la ley es bueno y punto.

    Si para tumbar al castrismo necesitamos que la gente fuera de Cuba, residentes en sociedades democráticas conviertan la moral en un pilar fundamental, y también el altruismo y el compromiso ajeno, estamos sencillamente embarcados. En Estados Unidos podrán ser consideradas inmorales por muchos las peticiones de levantamiento del embargo, pero lo cierto es que no son ilegales, allá eso se puede hacer, porque hay libertad de expresión. La gente vela por sus intereses personales, como es lógico, y mientras no lo hagan incumpliendo las leyes, o sea, dañando a otros, pues no hay nada que hacer. Siempre queda el berreo como camino a escoger, desgarre de vestiduras, y puede estar este sustentado en la moral y en los mejores sentimientos, y por supuesto es también legal pero nada puede hacerse, pues el “enemigo” que pide eliminación de restricciones está actuando dentro de la legalidad vigente en un país democrático.

    Jodidos estamos si necesitamos que el mundo olvide sus intereses personales y ponga nuestra libertad por encima de ellos. Metamos esa frase en nuestras cabecitas y dejaremos de gastar energías contra inocentes que están en todo su derecho a abogar por lo que les conviene a ellos. Que diga el de google lo que le da la gana, es un hombre de negocios, que querían ¿Caridad? Esa está en las salas de cuidados paliativos en los hospitales ¿Compromiso con nuestra causa? ¿A santo de qué? A los castristas, cuando acusan de recibir dinero de afuera algún disidente siempre les digo que no griten más y que los acusan ante la ley y llevaran su castigo, lo mismo les digo a los anticastristas del exilio que se la pasan gritando contra otros civiles conciudadanos en sus países. Podremos considerar inmoral muchas declaraciones y acciones de otros, pero mientras sean legales todos nuestros gritos serán palabras al viento.

  5. Estas palabras me suena que son de aquel atorrante (Evidio, Ovelio, como quiera era que se llamaba?) que venia a molestar por aqui.

    Pero en este caso creo que llevaba razon, todos estos pedestales en que se encarama la gente por voluntad o a la fuerza son fuente de dolor, problemas y destruccion. Por ellos estamos como estamos. Todas las ideologias son malignas, amen de instrumentos de dominacion. Todos los llamados al sacrificio son esteriles y detras de ellos estan los intereses de los que tienen el poder o aspiran a el.

    Que son los mismo de siempre, en todas partes: ellos, que no nosotros.

  6. Cornelio… Atra.. se llamaba Cornelio, si mal no recuerdo.. yo creo que se partio el hijo de la gran puta ese.

  7. Raudelis y Atra, cuantas veces no hemos dicho “ahora si que si” y resulto que era “todavia no”. Y me refiero a toda esta version de “los yonis van a negociar y les importa un bledo el asuntico ese de derechos humanos y libertades”, los noto convencidos de que el modelo chino-vietnamita aplicado al caribe ya esta en marcha, no se, no lo creo. ahora cuando los saquen de la lista negra ya van los gringos desbocados a invertir en el mariel?

  8. La idea que se sobreentiende de ciertos comentarios y comentaristas es que los empresarios yumas estàn haciendo cola durmiendo en el piso frente al Dpto de Comercio de USA y en los portales del Ministerio de Inversiòn Extranjera en Cuba para que los dejen invertir en la Isla. Algunos llevan arrodillados sobre chapas de botellas de cerveza desde el 17D para obtener una licitaciòn. 🙂 🙂 🙂
    Ni en el Rincòn (donde està el cuartel general de San Làzaro) se han visto esos shows. jejeje

  9. Dice la Wikipedia:

    “En lógica, la apelación al ridículo es una falacia en la que se presentan los argumentos del oponente de manera tal que parezcan ridículos o irrisorios. Es un tipo de falacia por apelar a las emociones, y con frecuencia es una extensión de un intento por crear una falacia del hombre de paja.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s