Flash

obama-en-cuba-el-estornudo1-1140x500

Tomado de: http://www.elestornudo.org

Por: Carlos Manuel Alvarez Rodríguez

Las fechas señaladas son recesos que la historia suele tomarse para posar en la foto, como una tregua que los acontecimientos se dieran a sí mismos. Obama quiso visitar un país que en realidad nunca visitó y que nunca hubiera podido visitar, porque el peso de su llegada siempre habría terminado deformándolo. En algún momento nos volvimos una criatura demasiado indefensa para un acontecimiento tan poderoso. Cuba se detuvo en el instante del flash y ha sido como el muchacho atrapado in fraganti con el dedo en la nariz, ese gesto entre lo conmiserativo y lo vulgar.

Arreglaron ciertas calles (las imprescindibles), pintaron algunas fachadas, despejaron portales, intentaron y en cierta medida lograron contener la multitud, engalanaron el Latinoamericano y sustituyeron a los aficionados habituales por trabajadores y estudiantes con los méritos necesarios como para merecer un tiquete de entrada al juego de béisbol entre la carcomida, penosa selección nacional, y los Rays de Tampa Bay, aunque más de un holgazán debe habérselas arreglado. Ya en Cuba los vanguardias siquiera alcanzan para llenar las gradas de un estadio.

Luego, apurados, pretendieron borrar la actitud diligente y rebajaron la cobertura del acontecimiento en los periódicos nacionales. Pero los cubanos sabemos que ese es justo el primer síntoma de los hechos trascendentes: que lo minimicen en la prensa, que lo sesguen, o simplemente que lo desaparezcan. De la misma manera, la señal inequívoca de que algo no tiene por qué importarnos en absoluto es que ese algo ocupe la portada del Granma o el cintillo titular del noticiero de las ocho.

Los más contumaces celadores políticos de la Patria nos convidaron a que permaneciéramos alertas en el único momento en que no había por qué estarlo, en el momento de la distensión. Estos fueron días de estética, con una lluvia grácil como cortinaje de fondo y el retablo atávico de una Habana fantasmal. Ningún habanero puede decir con propiedad que ha vivido en la ciudad por la que la caravana de encopetados autos negros transitó, como si nos la hubiera desfigurado el desconcierto o, muy probablemente, el infatigable dolor.

Algunos incluso sugirieron que no había por qué prodigarle a Obama una obediente bienvenida y que tampoco debíamos desaprovechar la oportunidad de plantarle cara y desafiarlo, algo que solo parece comprensible si antes hubiéramos sido capaces de plantar cara y desafiar a nuestros propios dirigentes, pero, como no lo hemos hecho, no tenemos derecho ni moral para plantarle cara a nadie.

En vez de pedirles carisma, intención de diálogo, sentido del humor a nuestros políticos, decidieron condenar el carisma, la intención de diálogo, el sentido del humor de Obama, y reprocharle el atrevimiento de ciertos atractivos; interpretando literalmente, quién sabe a través de qué manual, su agilidad o ingenio como estratagemas colonizadoras. En vez de aceptar su duelo, le recriminaron que no hubiera sido disciplinado, yerto y protocolar.

Pero el pueblo fue, una vez más, irremediablemente hechizado. Comida nunca tuvimos demasiada, ni prosperidad, pero la presencia de Fidel Castro lograba arrancarle sonoros vivas, oleadas de entusiasmo popular a los habitantes del guetto de Centro Habana. Ha tenido que llegar Obama para que recordemos que ya nos falta hasta el gesto gratuito de la felicidad espontánea y la algarabía por nada.

Para colmo, este 21 de marzo, cuando creíamos que lo sabíamos todo, descubrimos con asombro que aún ignorábamos qué presidente nos dirige. Raúl Castro, por esta vez, no despertó rabia o esperanza, según corresponda. Tan inconscientemente sincero, despertó conmiseración. Un anciano absolutamente desentendido de lo que sucedía a su alrededor, capaz de gastarse una bravata irrefrenable en la conferencia de prensa y luego justificar descansadamente la ausencia de ciertos derechos humanos en Cuba con la ausencia de ciertos derechos humanos en otros países, o compensar la ausencia de ciertos derechos humanos con la existencia de otros, como si garantizar algunos te exonerara de cumplir los que no te conviene cumplir, o como si todo, el destino nuestro, no fuese más que una ecuación que él despejara a placer.

Ya no solo no sabemos adónde vamos, sino que ni siquiera ellos saben adónde nos llevan, y no parecen preocupados por averiguarlo. La disidencia política –cuya situación Obama pretende soliviantar, pero que los disidentes no quieren que Obama soliviante– fue arrestada por enésima vez, lo cual nuevamente nos obligó a cuestionarnos por qué el gobierno no arriba a la fácil conclusión de reconocerlos y luego preguntarles, astutamente, qué. La disidencia cubana es la única que se permite no lanzar un programa político, no exponer un proyecto concreto de país, y aun así seguir llamándose disidencia. Los atropellos del gobierno, por supuesto, la sostienen.

Marchar, que los arresten, y que condenemos el arresto, que es lo que el elemental sentido de justicia indica, no tendría, sin embargo, por qué ser razón suficiente para considerarlos actores de cambio. Queriendo negar el status quo, la disidencia lo reproduce en lo más esencial: no sentirse en la obligación de proponer, aun mínimamente, una idea, un boceto, lo que sea, algo por lo que tengamos que creer en ellos.

Es un duelo, el de los disidentes y los agentes del orden, que ocurre al margen del país, parte del teatro mediático. El brazo fuerte de la disidencia condena el levantamiento del embargo y, al igual que el brazo estalinista del poder, apenas digirió la visita de Obama, desconociendo así las altas cotas de aprobación ciudadana y admitiendo su manifiesto desinterés por adaptarse al campo de operaciones o conectar con la gente que presuntamente pretenden liberar.

(En un terreno político, y no moral, cabe preguntarse por qué la disidencia se empeña en mostrar un gobierno capaz de violentar físicamente, cuando hay muchos otros rostros torcidos del gobierno que desenmascarar, pero no estrictamente ese. Unas horas de prisión, cuatro mujeres verde olivo cargando a otra mujer de blanco, o tres agentes de la seguridad prohibiéndole el derecho a manifestarse a un ciudadano, son escenas que pueden despertarnos indignación y vergüenza, pero no son los revulsivos que prenderán la mecha del altruismo entre cubanos que, si algo saben bien, es que el mundo, afuera, es virulentamente más cruel, y que todavía viven en un país seguro).

Con este gobierno, con sus contrincantes, y con el escaso béisbol que nos queda, resulta comprensible que hayamos estado dispuestos a prodigarle a Obama un poco de calidez, ávidos como estamos de prodigársela al primero que converse con nosotros. El desamparo, la tristeza, la sensación de orfandad con que a estas horas cargamos los cubanos, no importa si expresada a través del sarcasmo, del espíritu combativo o del exacerbado entusiasmo, solo es superada por el nulo interés que el pasado domingo despertó el encuentro que Fidel Castro y Nicolás Maduro sostuvieron.

No-noticia en no-periódicos. Merecida portada de la prensa nacional.

21 thoughts on “Flash

  1. Un nuevo estornudo, muchachos. Me está gustando mucho ese blog. Al parecer cuenta con un equipo de redactores de puntería.

  2. 4 post distintos en una semana!!. Hasta TLP empieza a cambiar un poquito. Ya no me queda tiempo ni para ir a tomarme una copa al bar con los amigos catalanes.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Esta cabrona manía que han cogido los cubanos de escribir enredado, haciéndose los filósofos y eruditos a mi me jode bastante. Es como la doble moral para decir ideas básicas.

    ¿Que pretende el autor Carlos Manuel Alvarez Rodríguez con su artículo, criticar a Obama, a Castro, a los dos, a ninguno, a los peloteros, a la disidencia, a la gente de la calle o a todo el mundo excluyéndose él?

    Alguna cosa cierta dice, y la repito:

    “Es un duelo, el de los disidentes y los agentes del orden, que ocurre al margen del país, parte del teatro mediático. El brazo fuerte de la disidencia condena el levantamiento del embargo y, al igual que el brazo estalinista del poder, apenas digirió la visita de Obama, desconociendo así las altas cotas de aprobación ciudadana y admitiendo su manifiesto desinterés por adaptarse al campo de operaciones o conectar con la gente que presuntamente pretenden liberar.”

    Que es como decir que la Disidencia Dura está en contra del plan Obama y que el pueblo cubano (al cual ellos representan) está a favor del plan Obama. Que es cierto, sólo que le faltó decir por qué cree que eso ocurre, que es lo importante.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Dice otra cosa cierta sobre la Disidencia, y la repito:

    “Unas horas de prisión, cuatro mujeres verde olivo cargando a otra mujer de blanco, o tres agentes de la seguridad prohibiéndole el derecho a manifestarse a un ciudadano, son escenas que pueden despertarnos indignación y vergüenza, pero no son los revulsivos que prenderán la mecha del altruismo entre cubanos que, si algo saben bien, es que el mundo, afuera, es virulentamente más cruel, y que todavía viven en un país seguro”

    Que es como decir que esas acciones de la disidencia son pura mierda, porque escenas de represión policial suceden por mil causas distintas en otros muchos lugares. Le faltó mencionar cual es la mecha que falta prender, si él la conoce.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Dice el analista que “Arreglaron ciertas calles (las imprescindibles), pintaron algunas fachadas, despejaron portales,……”

    Y qué? es lo que hacemos todos cuando nos viene una visita, ¿eso también es malo?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Dice también: “Ya en Cuba los vanguardias siquiera alcanzan para llenar las gradas de un estadio”

    jejeje, exagerado el muchachón!!!
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Dice : “Ya no solo no sabemos adónde vamos, sino que ni siquiera ellos saben adónde nos llevan, y no parecen preocupados por averiguarlo.”

    ¡Coñoo mejor acere, ¿no? …. si antes nos quejábamos de que querían llevarnos al comunismo
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Y de nuevo sobre la dichosa Disidencia dice: “La disidencia cubana es la única que se permite no lanzar un programa político, no exponer un proyecto concreto de país, y aun así seguir llamándose disidencia. Los atropellos del gobierno, por supuesto, la sostienen.”

    Claro amigo, porque es una mierda de Disidencia, ¿que duda cabe?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    En su largo artículo dice también: “En vez de pedirles carisma, intención de diálogo, sentido del humor a nuestros políticos, decidieron condenar el carisma, la intención de diálogo, el sentido del humor de Obama, y reprocharle el atrevimiento de ciertos atractivos”

    ¿Quien tenía que pedirle al gobierno carisma y humor al gobierno, los cubanos??, jejeje. Será tonto este Carlos Manuel?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    En conclusión, una pena de artículo sobre un hecho verdaderamente histórico para el presente y futuro de los cubanos. Mucho arroz para tan poco pollo.

  3. Vice, con el nuevo formato, dónde entro como administrador si quiero poner un tema o editar algo?
    Antes estaba debajo del calendario, pero ahora no lo veo.
    Saludos.

  4. Saludos, brother. ¡Y gracias por notar ese fallo mio!
    Procedo a poner el widget meta. En un minuto ya estará disponible.
    Abrazos.

  5. El Vice dijo: “No cambias, Catalán González. En cierto sentido Carlos Manuel Alvarez Rodríguez me recuerda a ti.”

    Es cierto, no cambio. Es la edad que me impide cambiar de ideas cuando leo a un “iluminado”.

    Respecto a C.M. Alvarez, lo ves parecido a mi porque los dos criticamos la ineficacia de la disidencia cubana. Solo que él lo hace de forma sutil o temerosa y yo lo hago de forma directa.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Saludos Reinaldo, me alegra que te guste el post, porque eso demuestra la diversidad del pueblo cubano…. Y no te preocupes por las contrapelusas, que de ellas me ocupo yo gustosamente.

  6. Dice el Sr. Alvarez: “Obama quiso visitar un país que en realidad nunca visitó y que nunca hubiera podido visitar, porque el peso de su llegada siempre habría terminado deformándolo”.

    jejeje, ahora sólo les queda negar la evidencia, usar lo místico, lo poético, lo metafísico. La realidad es que el mulato estuvo allí, comió chatinos en un paladar, metió tremendo discurso, paseó por la Habana Vieja y hasta vio un juego de pelota.

    Deformado está el que escribe tanta mierda, ….., que ni es poesía, ni es ná.

  7. jejeje, Vice, si me lo tomaré y descansaré hasta mañana. Ahora te dejo la primera frase del nuevo artículo de Alvarito, (el de los estornudos):

    “Los Rolling quisieron quisieron visitar un país que en realidad nunca visitaron y que nunca hubieran podido visitar, porque el peso de su llegada siempre habría terminado deformándolo”.

    Los cubanos que están ahora en la cola para el concierto no se han enterado, pero allí sólo actuarán fantasmas y comunistas disfrazados de piedras rodantes!!!!

  8. El llamado “socialismo del siglo XXI” está en candela. Los bolivarianos han saqueado las reservas de oro del país y la han vendido. Tienen a Venezuela al borde de la quiebra total con una industria petrolera hecha trizas por culpa de los chavistas. Muchos auguran la pronta caída de uno de los presidentes más brutos que ha visto el entero mundo mundial: Nicolás Maduro.
    En Brasil, la “combatiente” Dilma Rousseff está en el pico de la piragua tras sonadísimos casos de corrupción.
    Mientras, en Bolivia al “cocalero” Evo Morales le dijeron que no se podía reelegir más. El indio Morales le cogió el gusto a la poltrona presidencial y quiso modificar la constitución, pero perdió el referendo.
    La gente no aprende. 😐

  9. Ciertamente el autor se parece algo a nuestro amigo González, le tira a todo el mundo. Pero me gusta más como escribe Gonzáles sin tanto rebusque.

    Pide programas políticos a los disidentes no le basta con saber que piden lo principal para después exponer programas políticos. Sino piden primero democracia, multipartidismo, libertad de expresión y elecciones libre, de que vale un programa político.

    El autor sigue con el mal de la mayoria de los cubanos, esperando a un mesias o un milagro para que el país cambie. Cuando lo que hay que hacer es cerrar filar entre todos los que queremos a una Cuba mejor, libre y democrática. Ya habrá tiempo para exponer programas políticos de izquierda o de derecha.

    Ahora toca derrotar a la dictadura.

  10. Saludos, Ernesto.
    El asunto es que la disidencia política cubana sí tiene programas políticos.
    Es un mito que no los tiene. Y no uno, ¡varios!.

  11. Dice Ernesto: “Pero me gusta más como escribe Gonzáles sin tanto rebusque.”

    Gracias, me encantan los piropos. Hasta he preparado un post por si en algún momento lo quieren publicar. Ya lo envío. Si lo notan subido de picante lo pueden modificar sin problemas.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Dice el Vice que la disidencia cubana tiene programas políticos, jejeje. Es ese en el que proponen libertad, democracia y economía de mercados. ¿Y quien tiene que ejecutarlo, el gobierno americano?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Por cierto, parece que ISIS va perdiendo fuerza y territorio en Siria e Irak. Los aplausos de Raudelis a los rusos de hace unos meses parece que eran merecidos.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Y como en miscelánea, ¿que les pareció el concierto de los Rolling Stones en la Habana?…. Noto mucho silencio para ser un hecho trascendental y poco esperado. ¿O es que ya no gustan los RS?

  12. Dice el Vice: “El llamado “socialismo del siglo XXI” está en candela. Los bolivarianos han saqueado las reservas de oro………En Brasil, la “combatiente” Dilma Rousseff está en el pico de la piragua…..Mientras, en Bolivia al “cocalero” ,,,,,, y termina con: “La gente no aprende”.

    Parece que si, los cabronazos de Cuba si están aprendiendo, se han arrimado a la mata que más mangos tiene.

  13. González: contrariamente a ti a mi no me encandiló la visita de Obama a Cuba. Te han cambiado un espejito por oro y no te lo quitas de frente a la cara.
    Si ahora tú eres el más optimista de los optimistas deberías seguir el link que dejó Armando Pérez. La represión sigue igualita. Aunque yo me atrevo a decir que irá peor en la misma medida en que se vayan asentando compañías americanas que solo van a servir para seguir engordando las cuentas bancarias de tus admirados líderes criollos.
    Te has ido con la de trapo, viejo.
    Cuba seguirá siendo una mierda mientras exista ese sistema.
    Saludos.
    PS: viaja a Cuba. Algo me dice que todo lo que tienes es una tremenda nostalgia que te está comiendo por una pata. 😦

  14. Vice dijo:” Aunque yo me atrevo a decir que irá peor en la misma medida en que se vayan asentando compañías americanas que solo van a servir para seguir engordando las cuentas bancarias de tus admirados líderes criollos.”

    La parte de “tus admirados líderes criollos” creo que sobra. No te hagas trampas al solitario. No mientas porque eso dificulta siempre un debate serio y respetuoso.

    Mi optimismo es por las cosas buenas que están pasando gracias a la nueva posición americana. Estoy convencido que en Cuba se mantiene una dictadura, sólo que ahora y precisamente por la incidencia americana, la represión contra los contestatarios empieza a ser mas atenuada. El propio artículo recomendado por Armando así lo acredita.

    Sobre eso te diré lo siguiente, me parece que Erasmo Calzadilla es un buen tipo, valiente, sincero y que escribe muy bien. Trató de defender a unas señoras que estaban siendo golpeadas o detenidas por la policía por protestar y eso le honra.

    Cuando estoy en Paris, en Alemania o en España y veo a la policía actuando de forma similar contra ciudadanos que protestan por algo, por un desalojo, por la reunión del G20, por el trasvase de un rio, por recortes, por despidos, etc, yo no me meto, pues me ocurriría lo mismo que a Erasmo.

    Si Erasmo hubiera hecho esta acción hace sólo dos años, todavía estaría recibiendo palos de las bestias y le costaría cuatro o cinco años de prisión. Según su relato no fue así, no recibió palos y su puesta en libertad fue bastante rápida.

    Todo sucedió –según dice- después del discurso de Obama, de ahí le detuvieron en Zanja, mas tarde le trasladaron a Calabazar y después de varias sesiones le dejaron en libertad. No debió ser muy tarde pues aún le dio tiempo para llegar en guagua a Alamar y felicitar a su abuelita. Parece que ahora las autoridades cubanas trabajan más de prisa, ¿no crees?. Es fácil Vice, lee el artículo y calcula los tiempos, solo eso.

    Algo empieza a cambiar Vice, es lo que se desprende del propio escrito del Sr. Calzadilla. Y eso no debería disgustarnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s