¿CUBAMISH?

En un recorrido por Pennsylvania anduve por Hershey, visistando los parques, Hershey Gardens (jardines) y el museo, entre otros. Y allí, de cierta forma, recordé a Cuba por varias cosas.

Una, por los Jardines de Hershey; para mi muy cercanos durante mi niñez y juventud; y aunque muy diferentes, siempre me hizo recordar cosas. La arquitectura de las casas que rodean el jardin y hasta algunas areas de la ciudad cercanas al centro, es muy similar a la de las casas del Hershey cubano, y la forma en que se mantienen los terrenos es impecable, como solía ser en aquel de Cuba donde los jardines y el campo de golf (hasta que por capricho lo demolieron) eran algo que todos los que visitaban el lugar tenían que alabar.

Dos, por fotografías del Central y el pueblo, y hasta por el vagón de ferrocarril. Lugares y cosas muy cercanos para mí.

Tres, para mi gran sorpresa, porque mirando aquellas fotos, al voltearme hacia un lado donde exhibian los sacos de azúcar y el uniforme de pelota del team Hershey, todo un team amateur en la Cuba de aquellos tiempos, descubrí también una foto que me emocionó. La del team de 1956, donde entre otros, aparecen un tío mío y otras caras conocidas. Por cierto, mi padre también jugó en ese team, pero en otro año.

Pero para entrar en el tema del título, les cuento que durante el regreso paramos a conocer el “Amish Country”, en el condado de Lancaster; y esta es la cuarta razón por la que pensé también, y mucho, en Cuba, y de paso se convirtió en el motivo del post.

Todo fue muy interesante, pero coño, resulta que viendo lo que vi, me hizo darme cuenta de que no hay mejores representantes en el mundo de lo que son los Amish, que nosotros los cubanos, así que se me ocurrió el término y allí mismo me bauticé como “Cubamish”, por lo cercano que me sentí a esos que vivieron en condiciones my parecidas a las que muchos cubanos vivimos por algunos años, y muchos más siguen viviendo en la actualidad, con la gran diferencia que a pesar de todo, los Amish avanzan, mientras que los “Cubamish” también lo hacen, pero pa’tras, como el cangrejo. Créanlo o no, muchos Cubamish de la isla darían cualquier cosa por vivir como los Amish en este país.

Veamos algunas comparaciones.
Una finquita con su casa de madera y la cerca muy bien pintadita, su pozo de agua fresca, con su bombita de mano, su molinito de viento que también sirve para halar agua y hasta irrigar alguna que otra siembrita, su hornito de ladrillos en el patio, con un fogón al lado, la tendedera de ropa amarrada desde un horcón hasta otro poste que esta al lado del establo.
En la finca, animales de todo tipo, caballos, vacas, carneros, guanajos (ver tantos carneros y guanajos juntos me trajo a la mente la Plaza José Martí), pollos, palomas, patos (La Rampa), faisanes y hasta una Alpaca, sin olvidar a la chiva y el burro. Palomas rabiches mansitas que casi se dejan tocar (si se van pa’Cuba, pobrecitas de ellas).

En la casita, el bombillo de keroseno para alumbrarse por la noche. La hornilla y la plancha de carbón. La maquinita de coser Singer. Todas igualitas a las que tenia mi abuela en la casa y que estuvierion alli hasta que me fui de Cuba. Y por cierto, que algunos de esos utensilios aun perduran en manos de otros Cubamish que no han tenido la suerte, como nosostros, de brincar el charco.

Sí observé algo distinto en la casita del “excusado” o letrina sanitaria, igual que las de Cuba, pero con la diferencia que esta tenía hasta un tanque de agua elevado que se descarga con una válvula para hacer ese “momento” sacrosanto un poquito más higiénico que en las criollas.

Vaya, y para seguir con las coincidencias, andan en coches de caballo, eso sí, mucho mejores que los que se ven en Cuba, hasta con asientos tapizados y reflectores de colores para por la noche. Oigan, caballeros, es increíble como alimenta la yerba yuma; cóño porque esos caballos sí que estan gordos. Y es que hasta lástima me dió pensar en los pobres pencos de Cuba (excepto los de Guillermo García), con los costillares flacos que dan grima. Y por si fuera poco, hasta una Ubre Blanca tienen los dichosos Amish, con estatua y todo, como en Macondo.

Otra cosa que tenemos en común es que también velan los muertos en la casa, costumbre que en Cuba no se ve en Labana, pero todavía se practica en el interior de la isla.

En fin, que gracias a que no había un cartel de CDR colgado en el portal de la casita, fue que al final del recorrido por el Amish Farm me di cuenta que no estaba en Cuba, sino en la Yuma.

Reinaldo
New Jersey

Hershey Gardens
Hershey Gardens

 

Central Hershey - Cuba
Central Hershey – Cuba

 

Equipo de pelota Hershey - 1956
Equipo de pelota Hershey – 1956

 

Secadora ecológica
Secadora ecológica

 

Acueducto Amish
Acueducto Amish

 

Monumento a la Ubre Blanca Amish
Monumento a la Ubre Blanca Amish

 

Yutong Amish
Yutong Amish

 

Cague feliz, cague contento, pero por favor, cague adentro
Cague feliz, cague contento, pero por favor, cague adentro

 

Anuncios

7 comentarios sobre “¿CUBAMISH?

  1. Vice, lo prometido es deuda.
    A ver si sirve para descanzar un poco de la política en USA

  2. Bonita crónica, Reinaldo. Gracias.
    Los amish son gente interesante, muy conservadoras y trabajadoras, y sobre todo muy sencillas. Son una comunidad MUY respetada en los Estados Unidos (a pesar del montón de chistes que hay sobre los amish) y cuentan con ciertas leyes que les protegen sus derechos.
    He tenido la oportunidad de ver muchos en mis movimientos por USA sobre todo cuando he estado en Ohio visitando amigos. Allí los ves por montones. 🙂
    A pesar de ser muy tradicionalistas con el tiempo han ido introduciendo tímidas ‘reformas’ que han traído problemillas entre el sector más conservador y aquellos que piensan que no es antibíblico usar ciertos adelantos científicos como la electricidad y los teléfonos. De hecho, hay comunidades enteras que son llamadas “renegadas” y que se han separado del resto.
    También en materia de alimentación van avanzando.
    He aquí una muestra. 😉 🙂

  3. Mañana vamos a entrarle a los ‘cubamish’, los pobres campesinos del depauperado campo cubano, que como bien dices, ya quisieran vivir como los amish en los Estados Unidos.
    Solo voy a decir por ahora que es tanta la pobreza del campo cubano que está casi despoblado de jóvenes.
    Buenas noches a todos.

  4. Se me ha ido la carcajada, esta gracioso el post.
    Yo le hubiese puesto el titulo de Castromish en honor al autor de la escases en Cuba.
    La diferencia esta en que la comunidad Amish vive de ese modo porque quiere y en el caso de cubamish tambien porque quieren, pero en este caso los comunismish.
    Menos mal que los Amish no viajan en avion, porque si van a Cuba quedarian encantado.

  5. Ernesto, precisamente aquel día comentaba con mi esposa algo como lo que tú dices. Para los Amish, Cuba vendría a ser como la tierra prometida.

  6. “ver tantos carneros y guanajos juntos me trajo a la mente la Plaza José Martí…”
    __________

    Juajuajuaaaaaaa! 🙂

  7. Jaja, Dice una a miga que algo parecido pasa con algunos barrios de Puerto Rico y Rominicana. Si les quitas los carros modernos y tiras alguna basura extra en la calle te crees que estas en Cuba (aka Puerto Pobre)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s