Cubalandia

Turista en una calle de La Habana Vieja.

Al parecer, Cuba está de moda: ya estamos en Netflix, los t-shirts de “Actually, I´m Havana” se venden como arte y la internet está plagada de páginas dedicadas a extrañas casas de alquiler listas para abducir a los turistas.

(La casa de alquiler cubana es una especie de escenario psicológico definitivo. De los hoteles podemos esperar cualquier cosa: recuerdo un titular de hace algunos años: “Fantasmas ahuyentan a las tripulaciones de Copa Airlines del Meliá Cohiba”, como si Philip K. Dick escribiera el guion de nuestras vidas. El hotel vigilado es lo que “tematizan” escritores foráneos como Ricardo Piglia o Jorge Edwards: “El azogue de los espejos [del Habana Riviera]”, anotaba el chileno en Persona non grata, “era una antena muy moderna, cuya superficie extendida permitía captar hasta los menores ruidos de la habitación. Y las anillas de aluminio que se veían en los sockets de algunas lámparas eran micrófonos”. Y en el caso de Piglia, una entrada de Los diarios de Emilio Renzi (Los años felices), puede activar en nosotros un leve escalofrío: “Encuentro a Virgilio Piñera en el Hotel Habana Libre […] Salgamos al jardín, me dice. Estoy lleno de micrófonos, están escuchando lo que digo”.

Las casas de alquiler devuelven, en contraste, cierta ilusión de albedrío, cierta cotidianidad en estado puro, como una cámara mandando todo directamente al cerebro y luego retransmitiéndolo satelitalmente a una especie de conciencia colectiva extranjera. “Así son los cubanos”, corran.)

No tengo idea de dónde sale todo esto. Seguir la moda, decía David Mamet, es un intento de la clase media por participar en la tragedia. Lo que deseamos es devorar a alguien que haya experimentado lo trágico. Nos vestimos de dril como los granjeros y los presos, de caqui y verde olivo como los soldados, de gris y azul como los peones chinos, de cuero raído como los menesterosos. Somos como aquellos guerreros de la antigüedad que, tras vencer a su enemigo, reñían por arrancarle el corazón aún caliente y comérselo inmediatamente, para así absorber su fuerza. Comerse el corazón constituye un intento muy serio de comprender al otro.

Es un problema cultural. En literatura, la teoría poscolonial se encarga de explicarlo: largas parrafadas respecto a cómo vemos al otro, cómo lo percibimos, cómo las fronteras invisibles que separan las culturas forman y deforman identidades, las bastardean o las inventan de nuevo. Porque en el fondo se trata de un asunto onírico. Los latinoamericanos lo sabemos desde siempre. Desde hace quinientos años somos el sueño mojado o la pesadilla de otra cultura. Nos inventan a cada rato, con cada siglo o generación: antes éramos indios temerarios (Caribes) o putos (Taínos); luego fuimos pseudoeuropeos, luego americanos, guerrilleros cinematográficos, el decorado extraterrestre de una campaña publicitaria de Benetton que nunca fue y ahora no somos nada o somos todo.

“¿Y si América Latina ya no existe?”, escribió Jorge Volpi en medio de la fiebre, “¿Si fuera un espejismo, la obsesión de unos cuantos políticos, una ilusión, la huella de un ideal extinto, una trampa, un hueco, un fantasma o un zombi, una mentira piadosa, un simple sueño? ¿Y si de pronto descubriéramos que, en vez de un rutinario examen de salud, América Latina requeriría una autopsia? ¿Y si América Latina solo fuese, para decirlo dramáticamente, un cadáver insepulto?”

Es una pregunta transversal. Dudamos sobre lo que somos y esa duda nos define. Para Cuba corre lo mismo. Somos la última y más moderna fantasía de occidente y se nos ofrece como una serie de lugares comunes que digeridos configuran una cultura entre cómica y epiléptica: la música salsa, el baile, esa ruina de belleza inexpugnable e inasible que es La Habana, miles de monstruos hipersexuales, un paraíso low tech, los disidentes ágrafos, los zombis de la wifi, los autos-ataúdes, Padura, Pedro Juan y toda esa trata literaria llena de semisuicidas, jineteros y mártires silenciosos, la insoportable levedad de concursos televisivos de dudoso gusto, y la sensación de estar en otra parte, otro planeta, dimensión.

Escribir sobre Cuba —o escribir sobre cintas y libros que hablan de Cuba— nos lleva inmediatamente a esa coctelera de clichés: el cómo diablos leemos una serie de referentes sin la ayuda de un mapa que nos permita comprenderlos. De un traductor o de un guía. La opción A es el exotismo: Cuba como una especie de Westworld: los turistas pagando por experimentar el “socialismo con swing”; un país donde hasta los opositores políticos hacen performances.

La opción B es el pastiche, la parodia y el simulacro. (Recuerdo un episodio de American Dad en el que un dictador nacional impone como única ley bailar hasta la extenuación.) La opción C es la incomprensión, el silencio y el vacío. La opción D es el turismo de izquierda. La cumbia de la Revolución.

Porque Cuba se ha convertido para estas nuevas hordas de turistas en un no-lugar. O en un sitio de caza o ensayo. Hay una historia, “El anillo de Giges”, que procede de La República de Platón. Un estudiante llamado Glaucón narró la historia en respuesta a una lección de Sócrates, quien, al igual que Adam Smith, defendía que la gente es generalmente buena aun sin imposición. Glaucón, discrepaba. Habló de un pastor llamado Giges que encontró una caverna secreta dentro de la cual había un cadáver que llevaba un anillo. Cuando Giges se puso el anillo, descubrió que este lo volvía invisible. Sin nadie capaz de controlar su comportamiento, Giges procedió a cometer actos deplorables: seducir a la reina, asesinar al rey, etc. La historia de Glaucón planteaba una cuestión moral: ¿podría un hombre resistirse a la tentación si supiese que sus actos no tendrían testigos?

177 comentarios sobre “Cubalandia

  1. Maha: » ¿hemos discutido alguna vez el aspecto “moral” de comerciar con autocracias ?»

    De forma indirecta si, incluso cuando Trump excluyo algunas autocracias árabes en su ban… Pero en cualquier caso, el hecho de no haberlo discutido antes no elimina la opción de hacerlo alguna vez. Es un tema interesante que denota la hipocresía de muchos países libres respecto al integrismo islámico.

  2. Ese sería un buen tema, González. Y ojalá que encuentres el tiempo y las ganas de escribir al respecto.
    Saludos.

  3. hm. no lo entiendo
    una cosa es una accion discriminatoria que excluye a autocracias, exportadoras de la ideologia que se dice combatir y otra muy distinta el comercio con las mismas
    sobre todo si no puedes evitarlo, como es el caso

  4. Uffff Maha, que mal genio tienes, ¿quien te aguanta cuando cumplas 60?.. Sólo le he sugerido un programa a mi amigo Vice y te pones como una moto. No me atrevo a preparar un post, me da miedo….

  5. Na Vice, si el Maha es buen chaval, sólo que muy peleón y absoluto en sus convicciones, el odia por igual a los comunistas cubanos, a los islamistas radicales asesinos y a los nobles seguidores del Futbol Club Barcelona…. no sé cual de las tres especies le ponen más de los nervios?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Lo del tren de Alta Velocidad hasta la Meca es curioso, con vagones separados por sexo y todo. La tecnología española en eso está muy avanzada. Lo único preocupante del tema es que la obra al final tenga sobre costes que tengamos que pagar los contribuyentes ibéricos. Imagínate que aquí, en un tramo de cien km por valles verdes, en la obra se «esfuman» cientos de millones, que no podrá pasar en una mega obra por el desierto saudi?

  6. Vice: «Pues a mi me gustaría tener un rey en New Orleans a ver si pone un poco de orden aquí.»

    Pero mírate otra solución, los reyes no siempre ponen orden en el país,… a veces ni en su casa !!!!!

  7. bueno, empcemos porque yo no odio a nadie 😉 o casi nadie, que no es lo mismo, pero es igual
    y supongo que seguire igual cuando (si llego) a los 60

    no obstante, sigo sin entender la relacion ban – comercio
    ahora, si esta pensando en otra diatriba «hipocresia occidental» no le garantizo que no le soltare a los perros, porque a mi esa tonteria izquierdosa del «white man’s burden» me cae supermal

  8. González, sería el colmo que te hayas tomado mis palabras sobre un rey en New Orleans en serio. 🙂 jaja

  9. el caso es que en realidad es un intento del nacionalismo ruso de crear una «line ininterrupida de grandes exitos de rusia»
    incluyendo la figura de Stalin

  10. Claro Vice que no tomé en serio lo del rey en tu barrio, lo utilicé para decir que orden y monarquía a veces tienen poco que ver.
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Maha: » ..si esta pensando en otra diatriba “hipocresia occidental” no le garantizo que no le soltare a los perros, porque a mi esa tonteria izquierdosa del “white man’s burden” me cae supermal»

    No, que va, estoy tratando de encontrar una diatriba que te caiga bien… ¿Que tal la justicia en España, sus logros e independencia?

  11. Catalán
    febrero 27, 2017 en 09:52

    la frase iba dirigida a Vice y a otros amigos de TLP que comentan muchas veces aquí que en el blog matancero les bloquean sus comentarios. Para mi, ir una y otra vez a un lugar donde no aceptan tus criterios, es mendigar

    xxx

    Sr Gonzales, ante todo mis saludos y mis siempre presentes respetos hacia usted

    Lo de mendigar en LJC , buenos, es a mi modo de ver una muestra de humor negro y de ironia 🙂 🙂 Algo bien alejado de la conquista con machete que tan bien predicaba Maceo. Mirelo mas bien como que se participa en un lugar con temas frescos, actuales, con participantes que estan en linea directa con la situacion en la isla. Algo que ya no podemos hacer nosotros desde lejos

    Si a esto le suma que con el tiempo uno se cansa de estar en los mismos lleva y trae, bueno es comprensible que se opinen en otros espacios, amen del escaso tiempo que disponemos.

    Saludos

  12. Saludos Raudelis, me alegra que regreses. Lo de «mendigar» seguramente fue exagerado. Es que veo a algunos amigos de aquí que se quejan una y otra vez de que son banneados en LJC, pero aún así insisten. Era en ese sentido en que lo decía, pero no tengo nada en contra de los que visiten aquel o cualquier otro blog de debate…. Si tu disfrutas y aprendes en LJC pues perfecto, no te limites,… pero deja libre un tiempito para pasar por aquí, que nos ponemos celosos.

  13. Yo creo que el atractivo de LJC es que se puede ver gente que defiende el sistema cubano y otros que no confluyendo en un mismo espacio.

  14. Vice, el atractivo de LJC es que parece la bronca del león contra el mono y el mono con las patas amarradas. No hay nada más desigual en el contraste de opiniones. Antes se decía: «coger mango bajito»……… Siempre que visitas LJC te engorda el ego.

  15. Imagino la doble presión a que están sometidos los chicos de LJC sabiendo que un error suyo les puede costar muy caro. No solo se enfrentan a un participante de ideas contrarias, se enfrentan también a sus controladores, si no lo hacen especialmente bien.

    Tampoco es lo mismo debatir desde la comodidad de una casa a hacerlo desde una oficina del régimen que dicen defender. Las posibilidades de información para armar un argumento también son infinitamente menores para los matanceros. Y por último, defienden algo que es prácticamente indefendible, las bondades de un régimen que está en franco deterioro.

  16. Y no creas, González, a veces recala en LJC algún que otro izquierdista con cierto nivel. Lo malo es que caen por allí muy poco. 😦

  17. Si, ellos cuentan realmente con pocas posibilidades de conección y cuando se pueden conectar su internet es bastante mala.
    Pero no me refiero a ellos, sino a los izquierdistas que leen ese blog y viven fuera de Cuba. Esos prefieren debatir entre ellos en blogs donde le moderan los comentarios a los demócratas y casi nunca se los dejan pasar. 😉

  18. Vice: «Es decir, González, que yo “mendigo” en LJC para “engordar mi ego”, ¿no?»

    Ahh, no sé, eso lo sabrás tú. Yo sólo trato de ser objetivo desde afuera, sin injurias para ninguno.

    Pero pensándolo bien, parece que a veces si. Te he visto llegar desde LJC eufórico y contándonos tus hazañas….. Pero nada, no te lo tomes a mal, igual soy muy subjetivo.

    Otra alternativa que podría pensar es que vas a convencer a aquellos infelices que están en un error, que aquello es una mierda, que deben dejar de creer en el sistema…. Pura filantropía, que más que crítica merecería mi aplauso.

    En verdad no sé cual alternativa es la que te anima, pero tampoco me interesa. Ya antes dije que respeto lo que haga cada cual. Saludos.

  19. Catalán

    Una referencia: «Por cierto, me gustaría saber tu opinión sobre el tema separatista catalán, si es que estás al tanto de ello. Gracias.»

    Estoy al tanto como es lógico, pero no tanto…. (juego de palabras que dar pie a nuevos rebuznos del colchonero penoso)
    El jueves voy a Barcelona, porque suelo aparecer una vez al mes más o menos y he podido comprobar que el tema independentista se vive de forma muy distinta si se está allí o no. Personas que hace diez años para nada hablaban de «desconexión», hoy son partidarios de la independencia y conforme el gobierno de Madrid siga metiendo la pata, cada vez más… Distinto es que a la hora de la verdad, si hubiera referendum «de verdad», mucha gente se lo pensaría y podría dar marcha atrás.

    Mi posición es en principio la que defiende Podemos: sí al derecho a decidir (eslógan, pero es así) y si la mayoría, simple, del electorado catalán votara independencia, iniciar el proceso de desconexión co todas las consecuencias, pero supongo que con una validación del Parlament (un nuevo Parlamente con toda seguridad) con requisito ya no de la mitad más uno, sino de una mayoría cualificada… Todo eso, desde una posición no independentista, que considera España, una nación de naciones, un estado plurinacional, sin que participe para nada del catalanismo independentista que siempre ha sido una fuerza minoritaria y ahí están los resultados de Esquerra tras la muerte de Franco.. Catalunya no es el País Vasco porque la población inmigrada ha tenido, tiene, un peso enorme en la sociedad catalana y tradicionalmente no ha sido independentista…

  20. El comentario que voló y aparecerá..se refería a un interés de Catalán acerca del tema independencia en Catalunya.
    Leo otros punto curiosos sobre mendigar o no mendigar… y mejor no meneallo….y tampoco tengo qué aportar ejemplos de por qué no comento en el blog de Paquito, ni en Observatorio Crítico, ni apenas en La Pupila Insomne… Pero ha sido evidente cómo se ha producido la rentrée…

  21. milblogscubanos: Mi posición es en principio la que defiende Podemos: sí al derecho a decidir (eslógan, pero es así) y si la mayoría, simple, del electorado catalán votara independencia, iniciar el proceso de desconexión co todas las consecuencias (..)

    ¡Qué bien, josepcalvet comentando! 🙂
    Y ahora dime: ¿alguna mención a las leyes españolas para que Cataluña se independice?
    Lo que dice/exige Podemos, que no es más que una variante de lo que pide la clase separatista catalana, no es otra cosa que una violación a las leyes de España como país.
    Cataluña se puede independizar, pero con la aprobación mediante un referendo que incluya a TODA la sociedad española.
    Rajoy lo explica muchísimo mejor que yo a Tardá:

  22. Gracias Calvet por tu respuesta, por cierto ¿eres catalán de nacimiento?
    ,,,,,,,,,,,,,,,,,

    Efectivamente sube el por ciento de personas a favor del referendum. Incluso los 11 diputados de CSQP ( que antes se contaban entre los No separatistas) ahora defienden que se realice ese evento.

    No quiero decir con ello que el por ciento de separatistas convencidos superen en mucho las cifras de años anteriores, pero algo sigue cambiando en la sociedad catalana y la pasividad del gobierno español parece que no es la forma de pararlo.

    Bueno, en los próximos meses el tema volverá a renacer, al menos así parece. Gracias.

  23. Igual te pregunto, González, ¿ y qué hay de la ley española para considerar la independencia de Cataluña?
    ¿Se olvida y se viola a conciencia para hacer lo que os salga de sus huevos, o la van a respetar para independizarse por vías legales como exige la ley?
    Ya no es un simple pulso con Madrid, González, es una simple y más que clara violación de la legalidad por parte de los separatistas catalanes.
    Saludos.

  24. . los partidarios del referendo pretenden celebrar una consulta anticonstitucional e ilegal
    . el gobierno central lo ha señalado hasta la saciedad : no puede hacerse
    . así mismo lo ha señalado el tribunal constitucional

    pero el problema es el «inmovilismo»
    no las ganas de comer mierda del independentismo

  25. Vice, Rajoy lo explica muy bien, desde hace cinco años, período en el cual se ha agigantado el problema. Por lo que leo de Calvet no parece ser muy a fin a los independentistas, como por ejemplo lo soy yo.

    Rajoy dice lo que tiene que decir como presidente del Estado, pero como político está obligado a encontrar una solución a un problema que no hace más que crecer y es hoy el primer problema del país. El uso de la judicialización del conflicto no es suficiente, es lenta y asusta poco. Los que infringieron el mandato del Tribunal Constitucional el 11N están en la calle y a lo sumo les puede costar apartarse de cargos políticos. Ahora el espectáculo se lo quieren repetir en pocos meses.

  26. «agigantarse» sería que hoy los indepes fuesen mayoría absoluta, y no lo son
    y que además, estuviesen dispuestos a la única forma en que pueden imponer su voluntad : con una rebelión armada
    cosa que usted ya se encargó de descartar

    el «derecho revolucionario» solo surge violentamente. lo demás es cumplir las leyes actuales y según estas, la aventura en la que se ha embarcado el nacionalismo catalán no tiene futuro alguno

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s