El destino de los perros

 

perro-desnutrido-comiendo

Por Pedro Junco López

OrginalLa furia de los vientos

He sido un perro afortunado. Cuando mataban la vaca, siempre disfruté las mejores postas mientras los canes de otras manadas alcanzaban solo las tripas y los huesos. Hasta llegué a pensar que el destino de los perros es comer huesos y tripas. Pero escuchaba por las noches el aullido sordo de cachorros con hambre y me solidaricé con ellos.

Descubrí que los perros hambrientos, aunque enclenques y desaliñados son proclives a la violencia siempre que alguien los azuce. Y me dio por organizarlos. Los convencí de que juntos podríamos vencer a esa bandada de cachorros engreídos que engullían las mejores postas cuando se mataba la vaca. Les expliqué que el destino de los perros no es vivir eternamente comiendo huesos, tripas y retazos de cebo. Creo que la dialéctica explica mejor que yo este asunto del cambio de conciencia.

El caso es que los organicé y los eché a la pelea. Fue una lucha feroz; literalmente, una pelea de perros. Mis indigentes seguidores salían muy mal parados de la lidia contra canes muy bien alimentados. Pero éramos el doble, el triple, el cuádruplo, y al final ganamos la batalla. Muchos terminaron rencos; pero tuve la audacia de enseñarlos a morder en la garganta, como hacen los leones y los tigres, que matan al momento. Y esa táctica nos regaló la victoria: un perro herido, chamuscado, tullido, si es bravo de verdad, puede seguir luchando. Perro muerto, es baja definitiva.

Ahora la jauría me obedece ciegamente. Cierto es que todavía comen huesos, tripas y retazos de cebo, porque cuando matamos la vaca debo canjear sus carnes para adquirir collares de defensa, vacunas contra la rabia y muchas cosas más que necesita cualquier manada prestigiosa como la nuestra. Es cierto también que a veces algún cachorro malagradecido aúlla por las noches y se queja de comer huesos y tripas solamente; pero lo descubrimos, lo enjaulamos y le rapamos la cola. Algunos que no se atreven a aullar, nos apoyan o escapan del gremio.

La dialéctica me ha permitido cambiar nuevamente de conceptos. Y ahora estoy convencido, definitivamente, que el destino de los perros SÍ es comer huesos y tripas. Claro, cuando matamos la vaca y entregamos sus carnes a los comerciantes de collares, yo me guardo los filetes y el sobre-lomo. Pero la jauría no lo sabe.

Anuncios

334 comentarios sobre “El destino de los perros

  1. Ramble on….de led zeppelin…oiganla y me cuentan…

    Como se suben videos aqui????

  2. Hay forma de configurar el blog para responder debajo de quien se quiera?

    Lo digo por catalan que precisa de mis respuestas directas 🙂

  3. Vice tengo 32 años mantendre vivo este blog y luego los hijos de mis hijos….contratare catalanes y les pagare mal para que le den mantenimiento al blog y de paso me corten las uñas :😆

  4. PxP soy muy viejo y estoy muy destimbalao, por lo que me alegra que gente joven y simpática como tu entren al blog. Ayer hasta te defendí del raspe que te dio el “jefe”. El busca separar a los ibéricos para que seamos más débiles, porque el es un poquito malo.

    Tu no te enfades con mis “ironías” ni porque diga que los madrileños huelen a ajo. Cuando regreses a Barcelona me avisas y ya verás que bien te tratan…. que yo a los catalines los tengo bien controlados. Pero regresa pronto que si lo dejas para luego tendrás que pedir visa. Saludos.

  5. recuerdo el cachondeo con la spice de Beckham por la estúpida frase
    y eso que al menos la Victoria estaba follable. no es su caso, so, why being mad ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s