Cómo la Seguridad del Estado en Cuba intimida a sus probables confidentes

almendrones-por-23-y-g-_alg-620x330

 Iván García

Original: Desde La Habana

No le pusieron una pistola Makarov en la cabeza ni lo torturaron con la picana eléctrica. Llamémosle Josué (los nombres de esta historia han sido cambiados). Un tipo que viste jeans made in USA, en el iPhone 7 escucha jazz de Winston Marsalis y es fan incorregible al juego espectacular de LeBron James.

Trabajaba en una gasolinera y en un día malo ganaba el equivalente a 50 dólares, suficiente para beber cerveza con sus amigos en un bar de La Habana. “Uno de mis amigos era opositor y dos periodistas independientes. Para mí eso no era ningún problema. Los conocía hace años y eran personas decentes y de fiar. Hablábamos de política, pero cuando estábamos vacilando, por lo general charlábamos de deportes y de la vida cotidiana”, expresa Josué.

Una mañana cualquiera, dos oficiales del Departamento de Seguridad de Estado (DSE) vestidos de civil, conduciendo motos Suzuki, se presentaron en su domicilio. “Querían charlar conmigo ‘amigablemente’. Me pidieron colaborar con ellos. Que les informara sobre mis amistades disidentes. Me negué y me amenazaron con levantarme un expediente por malversación al Estado.

‘Sabemos que robas combustible. O trabajas para nosotros o te podemos encausar’, respondieron. Al principio acepté y les informaba mentiras o les decía que mis amigos no me contaban nada de su labor. Entonces me propusieron que ingresara en la disidencia. No acepté. Al final pedí la baja de la gasolinera. Así y todo, a cada rato me siguen molestando y por cualquier motivo me llevan detenido a la unidad policial”, confiesa Josué.

A Sheila, ingeniera, el modus operandi fue similar. “Primero intentaron chantajearme, acusándome de tener relaciones extramatrimoniales con un disidente. Cuando les dije, ‘adelante, háganlo’, cambiaron de estrategia y me dijeron que iban a procesarme por acosar a extranjeros y prostitución, pues tengo un novio europeo”.

Uno de los objetivos de los servicios especiales en Cuba es ‘cortocircuitar’ los vínculos que tanto opositores como periodistas sin mordaza puedan tener con fuentes oficiales. “Le tienen pánico a que la disidencia o el periodismo independiente tienda puentes y establezca una red de confianza con empleados o funcionarios de instituciones importantes del Estado. Y por eso intentan envenenar las relaciones de disidentes y periodistas con parientes, amigos y vecinos del barrio”, afirma un académico que ha recibido advertencias del DSE.

Según este académico, “para cumplir su objetivo, el DSE utiliza cualquier arma, desde el chantaje emocional, la presión psicológica, el compromiso con el partido y la revolución, hasta amenazas con enviarte a prisión por un supuesto delito común, pues los que trabajan en ciertos sectores de la economía y los servicios, suelen ganar dinero defraudando al Estado. La Seguridad no necesita torturar a sus confidentes. Los mecanismos de doble moral del sistema, la corrupción imperante y el miedo ciudadano logran su objetivo: tratar de aislar al opositor de su círculo de amistades”.

Yusdel, chapistero ilegal, recuerda que un día un oficial del ‘aparato’ (Seguridad), le dijo “que si quería mantener mi negocio, debía informar sobre mi padrastro, que es activista de derechos humanos. Son unos cerdos. No les importa que tu delates a un familiar tuyo. Si te niegas, empezarás a ser asediado por la policía”.

Carlos tiene a la cárcel como su segunda casa. “Una vez, estando preso en el Combinado del Este, un seguroso me pidió que intimidara a un disidente encarcelado. Golpéalo, házle cualquier cosa, que no vas a tener problema. A cambio, me darían pases los fines de semana. Dije que no lo haría, pero hay reclusos comunes que se prestan a esa mierda”.

Cuando los opositores y periodistas alternativos son novatos, las presiones para que se conviertan en ‘chivatientes’ son mayores. Al estar constituida la disidencia por grupos pacíficos y con métodos abiertos, para la contrainteligencia es muy fácil infiltrar soplones o chantajear a opositores que ante la presión psicológica fácilmente se rompan o se rajen.

Con 18 años en la prensa libre, un colega que conoció a falsos periodistas independientes, como el difunto Néstor Baguer y Carlos Serpa Maceira, dice que terminaron convirtiéndose en delatores “por la presión que sobre ellos ejerció la Seguridad del Estado ”.

Un profesor de historia, que ha sufrido el acoso del ‘aparato’ opina que “ese discurso de revolución-contrarrevolución calaba en los primeros años de la llegada al poder del Fidel Castro, cuando los que apoyaban el proceso revolucionario era mayoría. Ahora, los que colaboran no lo hacen por lealtad ni por ideología, lo hacen por miedo. Y eso los convierte en ciudadanos vulnerables y poco fiables. Sin contar que la profesionalidad de los actuales oficiales del DSE deja mucho que desear. Algunos agentes parecen marginales e intelectualmente son muy endebles”.

Para lograr su objetivo, la contrainteligencia cubana recurre a la extorsión de sus futuros confidentes. Y en el caso de la oposición, a la violencia física. Si lo dudan, pregúntenle a las Damas de Blanco.

Anuncios

18 comentarios sobre “Cómo la Seguridad del Estado en Cuba intimida a sus probables confidentes

  1. Iván, el autor del artículo conoce muy bien de que está hablando pues su madre, Tania Quintero y él después, han pasado por todo eso. Son los mismos métodos de la STASI y la KGB.

  2. vice, nuestros amiguitos estan debiles nuevamente, ya estan buscando la excusa para sacarte de alli, no tienen argumentos asi que se quieren llevar el bate y la pelota para que se acabe el juego, que debiles son !

  3. bandoleros que son. expulsaron a karla maria de la universidad de las villas porque no tienen con que rebatirle.

  4. el mismo metodo que usaron con los profesores de la cujae hace como 25 años atras y ellos no pedian mas que autonomia universitaria, pero el tirano en jefe lo veia todo como que se le salian las cosas del control total que a el le gustaba.

  5. Amel dijo:

    Son los mismos métodos de la STASI y la KGB.
    __________

    Na. Esto en particular de obtener informantes compremetiendolos y/o chantajeándolos es cosa universal y tan vieja como las pirámides. Si vamos a hablar de los logros de la KGB tendremos que mencionar cosas verdaderamente innovadoras como el Gulag o declarar en los juicios contra uno mismo para igual terminar fusilado.

    En el caso cubano lo verdaderamente revolucionario (en estas materias) fue la creacion de los CDR. Todo un orden de magnitud superior. Como diria Maida Donate Armada:

    “Quizás el mayor aporte de los cubanos a la historia del espionaje mundial, sea haber institucionalizado a la categoría de contrainteligencia la afición por el chisme y el brete cotidianos a nivel de barrio. Ese ha sido, sin duda, el aporte de la Cuba revolucionaria al método policiaco universal: una Stazi tropicalizada y ampliada, envidia probable de los ex compañeros de la RDA.”

    Los CDR fueron y quizas aun son una de las claves del poder, una piedra angular de aquel sistema y ellos solitos son explicación y razón suficiente su inexpugnabilidad. Un dia de estos voy a escribir un articulo abundando sobre esto para TLP. Va a ser la leche. Mahavishnu se mojará las panties. Evelio me adorará como el mesias que le dio cuerpo a todo lo que él venía sospechando y diciendo. Se titulará así:

    Panopticon

  6. vice, que tronco de descarado es el “chileno”-cubano ese, impartiendo clases ideologicas desde lejitos y con el refrigerador lleno de comida.

  7. ahora rusia tiene el padre de todas las bombas, esto es un relajo…. despues alguien tendra los gemelos de todas las bombas…los sobrinos de todas las bombas …nietos de todas las bomba…el cuñado de la madre de todas las bombas….

    es que da risa…

  8. PxP, estamos en una nueva carrera armamentista igual a la de los tiempos de la guerra fría.
    La cosa por Corea está como para observarla con atención.
    Trump y Kim están parados en sus trece y todo el mundo por aquella región del mundo está bien nervioso, sobre todo China, quien quiere a toda costa sentar al Mariscal Kim a la mesa de negociaciones con USA.
    Saludos.

  9. No exagero si digo que una guerra se puede desatar en cualquier momento por casi cualquier cosa.

  10. Vice

    El silencio de Harold por la estudiante expulsada lo dice todo. No sirve.

    saludos

    Pirolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s