Fernando Ravsberg se despide de Cartas desde Cuba: “El cerco se ha cerrado”

Tomado de CUBANOS POR EL MUNDO

Por Henry Chirinos

Durante más de una década, el periodista Fernando Ravsberg plasmó el vivir cubano en su blog que tituló Cartas desde Cuba, cuya fundación fue a finales de 2007.

Hoy este profesional decidió darle de baja a su blog luego de que el régimen castrista le negara la renovación de su acreditación como periodista.

En un emotivo último post, Ravsberg indicó que el sitio web debe cerrarse ya que“no tengo posibilidades de continuar, el cerco se ha cerrado”.

 

Primero se negaron a acreditarme por El siglo-europeo, revista a la que está suscriptos todos los diputados del partido de gobierno de España, y después por Le Monde Diplomatique. Me quedó claro que vetarían cualquier medio que presentara”.
El uruguayo que considera a Cuba como su segunda patria, hoy ve imponente como una ventana sobre la realidad cubana se cierra estrepitosamente sin siquiera poder replicar al respecto.
El comunicador recuerda como gracias a Cartas desde Cuba, llamaron la atención del régimen en varias situaciones consideradas como graves y extremas, tal es el caso de la treintena de pacientes muertos en el psiquiátrico, o los casos de corrupción en la aviación civil cuando estaba al mando del General Acevedo.
“Lo que más me enorgullece es pensar que gracias a Cartas se conoció y resolvió la intervención quirúrgica en España de Rafaelito y apareció la pieza de repuesto del aparato de radiaciones para enfermos de cáncer del hospital Ameijeiras, la cual llevaba 20 días durmiendo en la aduana”.

Futuro

Ahora el comunicador debe replantearse de nuevo su futuro en la Isla. Con Cartas desde Cuba sin ocuparle su tiempo, está considerando volver a impartir clases e escribir un libro sobre su vida en la Isla.

 

Quisiera aprovechar además para escribir otro libro sobre mis años en Cuba, lo cual no había podido hacer debido a la falta de tiempo. Cartas consumía muchísimas de mis energías, escribiendo los post, aprobando comentarios o participando de los debates”.

 

Agradeció a todos aquellos que dieron su apoyo a Cartas desde Cuba tanto dentro como fuera de la Isla, afirmando que retornará el dinero acumulado ya que el proyecto cerrará.

 

“Cartas fue un espacio para todos y la mayor prueba es que los últimos meses hemos vivido de las contribuciones de nuestros lectores. Recibimos 3810 euros entre los aportes llegados por el crowdfunding, lo que entró a mi banco y lo entregado directamente en mano”.

“En la cuenta bancaria que abrimos en Cuba, a pedido de nuestros lectores, hemos recibido nada menos que $ 2730.71. Me sentí feliz de que tantos cubanos de dentro y de fuera de la isla hayan considerado que valía la pena aportar para mantener vivo el blog”.

 

Por último, indicó que el periodismo en Cuba está sufriendo una especie de mutación, adaptándose a las necesidades del público cubano que claman por una ventana de información más amplia y no solo aquella controlada por el Estado cubano.

 

“En Cuba la Era está pariendo un periodismo diferente o debería decir que está pariendo diferentes periodismos. Poco a poco, como en un mosaico de Fuster, va naciendo la prensa que los cubanos reclaman, reflejo fiel de la sociedad y de los problemas que de verdad preocupan a la ciudadanía”.

“Se hace camino al andar y por eso quiero creer que Cartas desde Cuba fue un pasito más en el nacimiento de ese nuevo periodismo cubano. Gracias a todos los lectores por estar siempre y gracias a la nación cubana por haberme acogido como a un hijo”.

53 comentarios sobre “Fernando Ravsberg se despide de Cartas desde Cuba: “El cerco se ha cerrado”

  1. Vale, soñar no cuesta nada. Solo te advierto que se ha probado muchas veces sin resultado desde 1960, con Radio Swan. En Cuba ya hay una internet offline – la gente se copia de mano en mano todo lo que le interesa. Alguno se leera 1984, o a Montequieu, o a CAM (ew) y tendra su parteaguas pero eso es completamente irrelevante.

  2. Pero es cierto, generalizar con que nadie oira noticias o vera noticias en internet es absurdo, lo haran en la misma proporcion que por aca lo hacemos. Asi de simple.
    __________

    Exacto. Proporcion infima e intrascendente, lo mismo alla que aqui.

  3. Y no solo Radio Martí. Mis preferidas eran la BBC de Londres y Radio Netherland. Por ahí fue que conocí de la existencia de Arcos Bernes y otros disidentes, análisis de noticias sobre Cuba y el mundo que, y lo digo no sin orgullo, me hacían estar relativamente informado.
    En la calle, lo que se llama las calles cubanas, no te enteras de nada. Estoy seguro que a Fernando R. solo lo conocen en los corrillos periodísticos. Pocos se enteraron de este chisme y al 99% le importa un cojón que hayan cerrado un blog que de todas formas no leían.

  4. Y en cuanto a las jevitas yo tenía un socio en Guanabo que vivía, o vive, a menos de cien metros de la playa. Botella de ron o cervezas, una sombrilla, su enorme casetera Crown, ¡y a pescar bomboncitos!
    ¡No fallábamos! 😛

  5. Hombre, las playeras eran otra tribu nada despreciable. A todas hay que mentirles con lo que les gusta. 😀

  6. Teníamos una ventaja: la casa de mi socito. El puro nunca estaba ahí y los bayú que armábamos fueron de leyenda. Un día metimos a dos caramelitos, una de ellas se puso en nota y salió encuera corriendo por la calle. 😆

  7. Aca no es tan intrascendente esa proporcion… a menos que trump vaya puerta por puerta contando sus fechorias de tweeter, como explicas que haya tanta gente que lo crea loco. Todos son seguidores de el en el blue bird engine?

  8. BEL 2 – ING 0 cuando faltan aprox. 10 min para el final.
    Jaque Mate a ING.
    BEL 3er lugar en la Copa Mundial. 🙂

  9. Por una prensa sin silencios ni omisiones

    Por YOANI SÁNCHEZ

    El sistema, carente de resultados que mostrar y con una crisis económica que se profundiza, opta por seguir sustituyendo las realidades por titulares

    Una lleva dos años sin empleo, el otro se fue a Miami y trabaja en uno de esos medios que el oficialismo llama “prensa imperialista”, mientras la tercera escribe efemérides para una radio local cubana y sueña con hacer reportajes de investigación. Los tres son periodistas graduados en las universidades de la Isla, los une el talento, las ganas de hacer y la frustración profesional.

    Este viernes se inauguró en La Habana el congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (Upec) que reúne a 267 reporteros, editores, fotoreporteros y directores de informativos de todo el país. La cita está rodeada de expectativas que van de un extremo a otro: de sus acuerdos finales puede salir un impulso renovador para la prensa o una camisa de fuerza más estrecha para el ejercicio de la profesión.

    Como en cada cónclave de la Upec, vuelven a repetirse en esta ocasión las demandas de hacer un periodismo más incisivo y apegado a la realidad, contar con mayor acceso a datos oficiales desde las redacciones, además de una autonomía editorial más amplia para los medios de prensa locales, junto al reclamo de modernizar un sector aquejado por los excesivos controles ideológicos y la precariedad material.

    El congreso no ha podido evadirse de hacer una reverencia obligada al dedicar el encuentro a Fidel Castro Ruz, un depredador tenaz de la libertad de prensa y artífice principal de los mayores problemas que han lastrado al gremio en el último medio siglo. Pero, amén de estas formalidades más movidas por el oportunismo que por la fe, el encuentro tiene lugar en un escenario complicado.

    Los periodistas congregados en el Palacio de las Convenciones intercambian criterios en un momento en que aumenta la censura contra el paquete semanal, se dictan nuevas trabas para la presentación de artistas en locales privados y crece el hostigamiento hacia los reporteros independientes. Hechos todos estos que apuntan a que el oficialismo quiere recuperar, con intimidación, el terreno que ha perdido en la distribución de contenido y noticias durante los últimos años.

    La Upec se reúne, también, pocas semanas después de que asumiera el cargo de presidente Miguel Díaz-Canel, un funcionario que ha mostrado posturas ambivalentes hacia los medios. Por un lado los ha llamado a tocar de manera más profunda temas de la realidad y, por otro, se ha erigido como un implacable cancerbero de la prensa revolucionaria, satanizando y amenazando con acabar con los medios fuera del control del Partido Comunista.

    En la cita podría consagrarse la nueva política informativa de una etapa en que el sistema, carente de resultados que mostrar y con una crisis económica que se profundiza, opte por seguir sustituyendo las realidades por titulares, refuerce el componente ideológico en los medios y demande de los profesionales de la prensa un nuevo compromiso de comportarse como “soldados de la pluma” y no como agudos informadores.

    Por su parte, los periodistas que laboran en medios oficiales están exigiendo mejores garantías para hacer su trabajo, pero muchos de ellos parten de la condición de que se eliminen otras fuentes informativas a las que consideran poco preparadas o ideológicamente censurables.

    Al otro lado, una parte del gremio, no representada en el congreso y constituida por periodistas que trabajan para medios independientes o gestiona sus propios espacios informativos, lleva años pidiendo una Ley de Prensa que garantice el ejercicio de la profesión más allá de los estrictos marcos oficiales. Buscan reconocimiento legal a su trabajo para no terminar con sus huesos en la cárcel.

    Estos últimos son los grandes ausentes en el encuentro y los más afectados con sus posibles resultados. Cabe esperar que por estos días termine de cocinarse una política informativa que busca cerrar filas, arremeter contra quienes mantienen vínculos con la prensa independiente o que han osado fundar blogs, diarios y portales que tocan temas tabúes como la violencia en las calles, los excesos de la Seguridad del Estado, la corrupción administrativa o la contaminación ambiental, entre otros.

    En contraste, ninguno de los asistentes al congreso de la Upec ha publicado sobre los problemas más urgentes que en las últimas semanas han estremecido la realidad de la Isla. ¿Al menos uno de ellos preguntó a Cubana de Aviación los detalles del acuerdo que llevaron a la aerolínea estatal a rentar a una compañía mexicana un avión plagado de irregularidades? ¿Indagaron sobre el espinoso tema de las indemnizaciones a las familias de las víctimas?

    ¿Cuál de estos delegados pujó para colarse en los debates de la nueva Constitución de la República que se desarrollan a puertas cerradas? ¿Han publicado al menos una línea sobre el robo de miles de dólares que sufrieron decenas de médicos cubanos en Venezuela? ¿Cuántos de ellos han pedido “autorización” a su jefe editorial para hacer un reportaje sobre la nueva ruta migratoria que está llevando a miles de cubanos a Chile, Uruguay y Brasil?

    Este viernes, cuando el almanaque marcó los 24 años del hundimiento del remolcador 13 de Marzo, en el que murieron 37 personas, entre ellas niños, que intentaban escapar del país ¿Cuál de los delegados al congreso pensó en escribir una nota, impulsar una investigación o levantar el teléfono y llamar a un ministerio en busca de respuestas? ¿Alguno ha pedido una entrevista con el nuevo jefe de Estado para preguntarle en qué consiste su programa de Gobierno?

    Todas esas interrogantes se responden con una sola palabra: ninguno. Todos los periodistas reunidos en el Palacio de las Convenciones han incurrido en la falta de callar, mirar hacia otro lado y tratar de no incomodar al poder. El lema del congreso lo advierte: “La verdad necesita de nosotros”, se jactan con cierto toque de superioridad, cuando en realidad son ellos los que necesitan de la verdad y quienes deberían estar corriendo detrás de los hechos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s