Las sanciones no funcionan, ¿cuándo lo entenderá Estados Unidos?

24sabitini1-master1050

Christopher Sabatini

El esfuerzo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para provocar el fin del régimen represor de Cuba al aplastar su economía solo garantiza más sufrimiento para los ciudadanos de la isla, que ya padecen suficientes limitaciones a consecuencia del proyecto económico fallido de Fidel Castro.

La Casa Blanca está dañando a la misma gente —los cubanos comunes y corrientes— a la que dice querer ayudar. No solo se están agotando sus posibles fuentes de ingresos independientes (y, con ellas, su autonomía política), sino también su acceso a alimentos y sus esperanzas para el futuro.

Durante décadas, la autocracia cubana ha sido un recordatorio irritante de la impotencia de Estados Unidos para erradicar el comunismo. El congreso estadounidense endureció el embargo contra la isla en 1992 y 1996, con los involuntariamente irónicos nombres de la Ley de la Democracia Cubana y de la que se conoce como la Ley de la Libertad Cubana.

Esta presión siempre ha venido acompañada del discurso draconiano de los republicanos, a quienes les gusta afirmar que al gobierno de Castro le ha llegado el fin. John Bolton, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, es el representante más reciente de una política de mano dura que ha diseminado esta retórica vacía.

Sin embargo, más de 58 años de aislar a La Habana han demostrado que esta estrategia no sigue ninguna teoría lógica de cambio de régimen, por más bien vista que esta sea al sur de Florida. El aislamiento solo ha reforzado el esfuerzo del gobierno cubano para hacer que sus ciudadanos sean económicamente dependientes del Estado comunista.

Esta estrategia de mano dura de los gobiernos estadounidenses tuvo una breve pausa cuando, en diciembre de 2014, el entonces presidente Barack Obama anunció una flexibilización del embargo y la normalización de las relaciones diplomáticas. Trump revirtió el rumbo y echó a andar de nuevo muchas de las sanciones fallidas del pasado en contra de Cuba, además de algunas nuevas.

Estas sanciones incluyen restringir el turismo estadounidense a viajes grupales oficialmente aprobados con organizaciones culturales, cancelar el permiso para que los cruceros estadounidenses atraquen en puertos cubanos, planes para reducir a 1000 dólares la cantidad de dinero que los cubanoamericanos pueden enviar a Cuba cada tres meses y permitir que los ciudadanos estadounidenses demanden a empresas extranjeras por el uso de propiedad expropiada por el gobierno de Castro (una disposición que habían suspendido los gobiernos republicanos y demócratas desde que se aprobó en 1996).

Según lo admitió la Casa Blanca, estas políticas reducirán a la mitad el número de turistas estadounidenses que visitan la isla. El año pasado, esa cifra fue de 600.000 personas. Los turistas estadounidenses habían contribuido a mantener las tiendas y los restaurantes privados, así como los aproximadamente veinte mil lugares de hospedaje registrados en Airbnb que han aparecido en años recientes.

El apoyo a La Habana del régimen de Venezuela, otro blanco del gobierno de Trump, se ha detenido, lo que ha agravado los problemas económicos de Cuba.

Poco después de que tomó protesta como presidente de Venezuela en 1999, Hugo Chávez lanzó un salvavidas a la economía cubana, que estaba pasando por un momento difícil, con el envío de cien mil barriles de petróleo diarios, la mitad de los cuales el gobierno cubano vendía en el mercado mundial a cambio de dinero en una moneda fuerte. Como pago parcial por el petróleo barato, los cubanos suministraron apoyo militar y de inteligencia a Chávez y a su sucesor, Nicolás Maduro, para ayudarlos a consolidar su proyecto autócrata y corrupto.

Sin embargo, a medida que la producción de petróleo venezolano se desplomaba en años recientes y los precios mundiales caían, el sistema para mantener a flote a Cuba se redujo a entre 20.000 y 50.000 barriles diarios, a partir de abril.

El gobierno de Trump ha percibido la debilidad de estas dos economías como una oportunidad para provocar un cambio de régimen en ambos países.

El primer objetivo fue Maduro, con la esperanza de que su caída retornara la democracia a Venezuela y de paso provocara la quiebra del régimen cubano, al ponerlo por fin de rodillas. Ahora que los funcionarios gubernamentales deben enfrentar sus esfuerzos fallidos y sobrevalorados para derrocar a Maduro, han cambiado el enfoque: culpan a Cuba por la supervivencia de Maduro, en lugar de a Maduro por la supervivencia del gobierno cubano.

Los cubanos, y sus líderes, han pasado cosas peores. Las restricciones estadounidenses al comercio y los viajes a Cuba son menores en comparación con las dificultades que enfrentaron tras el colapso de la Unión Soviética, un periodo en el que la economía cubana se contrajo más de un tercio. Aun entonces, con escasez de alimentos, electricidad y esperanzas, el gobierno de Castro sobrevivió.

Hoy, el liderazgo de Cuba, a cargo del sucesor seleccionado por Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel, nuevamente está exhortando a los ciudadanos de la nación a apretarse el cinturón, al promover, por ejemplo, el consumo de jutías, un roedor local, como fuente de proteína. Además, otras potencias autoritarias, como China y Rusia, están más que dispuestas a enviar aunque sea un poco de ayuda económica y mucho apoyo ideológico antiestadounidense, lo cual no existía durante el periodo posterior a la Guerra Fría.

La estrategia del gobierno de Trump fracasará, como lo ha hecho en el pasado, y el pueblo cubano continuará soportando el embate de una política estadounidense equivocada. ¿Cuándo aprenderán por fin los líderes estadounidenses las lecciones de la historia?

Anuncios

657 comentarios sobre “Las sanciones no funcionan, ¿cuándo lo entenderá Estados Unidos?

  1. Tu estas insinuado que SM, el Chulo Electo, jamas pondria a la primera dama a trabajar la calle for profit? LOL that! Pussy-is-pussy. 😀

  2. Tu estas insinuado que SM, el Chulo Electo, jamas pondria a la primera dama a trabajar la calle for profit? LOL that! Pussy-is-pussy……………
    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
    no.

    estoy insinuando que canada esta gobernada por un marica

  3. estoy insinuando que canada esta gobernada por un marica
    __________
    Es lo que se usa, en el mundo civilizado. 😀

    El Justin le encanta a todas las jevitas. Esta muy lindo y lo mismo pueden hacerse jamar por el, que ponerse un buen strap-on y darle cabilla. Ahora imaginate a SM en cualquiera de los dos roles. Ew.

  4. su majestad majestuosa no necesita de esos roles, es mas bien del “pussy grabbing” eso lo tiene mas que claro, al parecer la parte de “dejar que te den cabilla” redunda que cuando te sientas a la mesa de negociaciones te tiemplan tambien o no lo dejo clarito SM en la ultima vuelta con el mariconcito?

  5. Y que le vamos a hacer si Justin no es rey? 🙂 El mundo dizque libre tiene amo y todos saben quien es. El unico problema con eso es cuando se pone romanticon y derrama lagrimas de cocodrilo jurando que te aprecia y quiere y que no te singa.

  6. Igual, le ladras al arbol equivocado. Son CNN y otros los que andan por ahi trending con #EsaZorraDeMelania y #TarruConUnMariconson 😛

  7. De pinga… aun estas vivo, Rael?! :O

    Cuando uno pensaba que ya estaba terminado el trabajo de asimilacion se aparece alguien con esto. No hay descanso. Venga, a fumigar!

  8. El unico problema con eso es cuando se pone romanticon y derrama lagrimas de cocodrilo jurando que te aprecia y quiere y que no te singa.
    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    vamos que de esa sombra usted ha vivido sin tener que tomar el incomodo sol, dejese de cuentos y fabulas. que cada vez que te ladran “hazte hombre y sal a pelearla” arrancas con el mariconeril llanto de “mi marido que no me deja hacer”

  9. “las sanciones no funcionan, cuando lo entendera eeuu”

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    en realidad no es eeuu quien esta aislado, no es eeuu quien sufre las consecuencias que generan sus actos por lo que eeuu no tiene que entender nada, quien debe hablar algo es el gobierno cubano que se empecino por anyos en llevar una politica “antimperialista” y de exportacion de revolucion y ahi estan los resultados, si las sanciones no funcionan debe ser porque en la habana, no hay apagones, el gobierno paga a tiempo la poca deuda que tiene con sus acreedores, los omnibus circulan a tiempo por la habana y van la mar de limpios, no existe un bache en la habana, cada anyo se construyen cientos de viviendas que cubren la demanda habitacional que existe, no hay libreta de racionamiento, la gente esta contentisima con el sistema de gobierno que tienen, bah, un largo etcetera.

  10. O sea kb que es por culpa de ñas sanciones que en Cuba no se haca nada de eso.

    Comunista que eres.

  11. Es que mi primo es brutico…

    1) sean unas sanciones X esfericas de radio R,
    2) aplicadas por el gobierno yuma Y,
    3) con el fin de lograr cambios el un sistema, delta G…
    4) que tiende a cero mientras t tiende a infinito

    Pero dice mi primo que no, que el que aplica las sanciones no tiene que entender nada. 😀 No era que Y queria ganar un objetivo? Pues parece que ese no es el camino… No habria que evaluar la efectividad del estimulo X? Seguramente hay un costo… Pero mas importantemente, insistir para obtener el mismo resultado una y otra vez, no garantiza la permanencia de aquello hasta que la rana crie pelos.

    Amen de esquizoide. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s