Una marca maldita.

Hasta hace un tiempo la dictadura comunista de Cuba controlaba absolutamente la salida de los ciudadanos de la isla,…., tenía vigilado al rebaño. Con la eliminación del permiso de salida (para gran parte de la población), la misma dictadura -que ahora en lugar de ser comunista es una dictadura de mierda- le ha soltado la tarea de controlar sus diez millones de “posibles emigrantes” a los consulados en la Habana de los países libres.

Recientemente he conocido en detalles como lo hace el Consulado Español en la Habana. Me he propuesto traer a casa a un pariente cercano que vive en Cuba, por un período de un mes y he tropezado con unas ordenanzas y restricciones para el trámite que lindan con el absurdo y con la falta de respeto –no sólo al ciudadano cubano invitado- sino y sobre todo al ciudadano español que hace la invitación.

El papeleo es enorme, las trabas infinitas, los impresos y las instrucciones para cumplimentarlos, un desatino. Nada hay más parecido a un interés expreso de que se cometan errores que justifiquen, sin más, la denegación de la visa. Y esto jode mucho, porque uno ve a diario que cuanto imbécil español quiere ir a Cuba, a pasear, a trabajar, a putear o a comer mierda, lo puede hacer simplemente sacando su billete de avión. No importa que sea un drogata, un maleante o un muerto de hambre. Tampoco importa a lo que va, ni a donde va, ni el tiempo que estará en la isla, y todo esto sólo por su condición de ciudadano español, o sea, de primera clase.

Los turnos para presentar la solicitud de visa en la Habana sólo se hacen por internet y con mucha dificultad. Igual ocurre con las planillas necesarias, las instrucciones de llenado, todo. Al cubano que va al Consulado a preguntar algo, a solicitar una información, a pedir un turno, le tratan como a un perro. Solo falta que le escupan y que le pateen. Es indignante!!!!.

A ese pobre cubano que quiere visitar a su familiar en el extranjero le piden:

,- Pasaporte cubano en regla  (que es lo normal y debería ser suficiente)

,- Sesenta y pico de euros (no retornables) para tener derecho a solicitar el visado

,- Carta de invitación del pariente (necesariamente cercano) en España

,- Acta de Manifestaciones Notarial del que invita

,- Seguro médico y estancia del invitado por 30,000 euros.

,- Presentar al Consulado el efectivo (cheque u otra garantía de vida) que suponen podría necesitar para el período de la estancia autorizado (descontando alojamiento) y que para un período de un mes sobrepasa los 2,000 euros.

,- Inscripciones de nacimiento recientes del que invita y del invitado y de todas aquellas personas que estén relacionadas con el parentesco. Por ejemplo, para dos hermanos, exigen certificaciones de los padres.

,- Fotocopias compulsadas de documentos de identidad y propiedad (o arrendamiento) de la casa del que invita  y de los que en ella viven.

,- Certificaciones de buena conducta o empadronamiento del que invita.

,- Fotografías recientes del invitado con unas condiciones requeridas

,- Reserva o pasaje del vuelo. Claro, antes ya tiene que estar bien definida la fecha de estancia que no podrá ser variada.

,- Las propiedades y activos del invitado en Cuba, carta de centro de trabajo y otra documentación que acrediten arraigo familiar y personal en la isla.

Ese que pretende viajar debe firmar también un documento donde acepta todos los castigos del infierno si intenta quedarse en el territorio visitado más del tiempo que le permite el visado. Al que invita, o sea al que vive en España y sólo quiere pasarse unos días con un familiar en su casa, costeándolo todo, a ese le amenazan: si el cubanito que viene se porta mal y quiere quedarse, a él le untan con mantequilla los guevos y se los ponen a fuego lento y después le meten varios años de cárcel por tráfico de personas.

En cualquier caso, el Consulado tiene la facultad de conceder o denegar el visado, según les salga a ellos de sus santísimos cojones. Y las reclamaciones o recursos si procedieran, a presentarlas en casa del carajo. ¿Quién podría ganar un recurso? ¿Qué costo y tiempo representaría?

No sé cómo será ahora para viajar a USA desde Cuba y siendo cubano. Claro, en ese caso y por el hecho de existir discriminación positiva en las leyes americanas respecto a ciudadanos cubanos, es normal que los controles para otorgar visado sean estrictos. Aunque paradójicamente esto resulte una contradicción.

Tampoco sé como es la cosa con Canadá, pero al parecer tampoco está muy fácil. Conozco a una persona en Cuba que tiene un hijo en Toronto y le han denegado dos veces la opción de visitarlo.

En Costa Rica, México y otros países de Centro y sur de América no sé cómo funciona esto. ¿Es más fácil?. Tampoco sé cómo será para viajar a Italia, Alemania u otros países europeos.

Ya sé que es un tema difícil y controvertido. Por una parte está el derecho de cualquier estado a protegerse contra oleadas de emigrantes indeseados. Pero esto choca frontalmente con otro derecho, tan cacareado en los países libres para sus ciudadanos, la presunción de inocencia. De hecho se presume que cualquier ciudadano cubano que desea viajar a España, con recursos propios o familiares y que cumple las normativas básicas, lo puede estar haciendo con una segunda y negra intención, quedarse en el país de destino. Al isleño se le presume “culpable” de algo que en realidad no ha hecho y que seguramente no tiene intención de hacer.

Para el caso cubano ni siquiera existe el peligro del extremismo, del terrorismo o de otras plagas mundiales que obligan a tomar medidas excepcionales en occidente. Nada de eso, la emigración histórica cubana ha sido tranquila y mayoritariamente se ha adaptado a las normas y leyes de los países donde se ha radicado. Pero es que además es injusto suponer que una persona que legalmente solicita en la Habana una visa temporal como turista puede ser considerado, sin más, un peligro potencial para el país al que desea viajar.

Y más, si los ciudadanos de ese país libre (al que quieren ir) disfrutan de todas las posibilidades de entrar y salir a gusto en Cuba. Y aún más asombroso, si hablamos de dos países, España y Cuba, con “magníficas” relaciones diplomáticas y comerciales. Demasiado “magníficas” que diría yo.

Es más justo y razonable que España deporte inmediatamente a todo aquel que incumpla los compromisos contraídos al solicitar la visa de estancia temporal, a que niegue la visa de antemano a uno honesto que realmente quiere venir de visita y por un período programado.

Todo esto es una secuela más y dolorosa de lo que ha dejado tras de sí el proceso cubano. ¡Hasta cuando estaremos marcados!…… Propongo un debate serio sobre el tema que nos afecta, directa o indirectamente, a todos los cubanos y a nuestras familias en Cuba. ……. Muchas gracias. 

Catalán.

España

Todo tiene un final

adios

Tomar La Palabra se muere. Pero no es solo un problema de este blog, sino de casi todos los que estuvieron tocando el tema Cuba por más o menos tiempo. Basta seguir los enlaces del blogroll en la barra lateral para notarlo. La casi totalidad de ellos ya están muertos o casi muertos.

La explicación es bien sencilla: el formato blog ya no funciona como antes. Cubanet, Diario de Cuba, y 14yMedio, para citar tres ejemplos, son periódicos o noticiarios, un concepto que atrae mucho más que un pequeño blog de autor. La inmediatez se impone y el boom de los blogs simples ya pasó.

Por otra parte, y seamos honestos, ya nadie participa ni publica entradas aquí. Cada cual tiene sus objetivos de vida y no siempre estos pasan por tomarse un tiempo para comentar en un blog sin signos vitales. Muchos nombres vienen a mi mente, muchos. A veces me pregunto qué será de la vida de fulano o mengano, gente que comentó aquí años atrás y después desapareció para nunca más volver.

“Aquí nadie habla, nadie se mueve.
Ni los árboles”. (Orlando Luis Pardo Lazo)

Hasta este momento Tomar La Palabra ha recibido 466 483 visitas y 44.571 comentarios, una cifra aceptable siendo este un blog discreto y tranquilo. Algunos han comentado más que otros, pero cada comentario, cada señalamiento, cada sugerencia, ha sido igual de importante.

No creo que Tomar La Palabra vaya a cerrar definitivamente, pues al ser un blog gratuito en wordpress.com siempre estará visible, pero lo cierto es que el tema Cuba parece no captar el interés de antes. Al menos eso me pasa a mi. Como el país, este tema ya navega en círculos alrededor de los mismos tópicos de hace 7 años atrás cuando comenzó Tomar La Palabra un 22 de Noviembre del ya lejano 2009.

No soy nadie ni tengo autoridad para extender el certificado de muerte de Tomar La Palabra. Somos tres administradores y varios colaboradores con iguales derechos y deberes, pero un blog se alimenta de visitantes y comentarios. Sin ellos, muere irremediablemente.

Personalmente siempre tengo algo que hacer y jamás estoy aburrido. A un proyecto le sigue otro y no tengo mucho espacio para nostalgias. Tomar La Palabra fue algo bonito que me pasó y he ciberconocido personas que de otra manera no me hubiese sido posible conocer. He aprendido un montón acerca de diferentes puntos de vista, y por qué no, he modificado muchísimo los que tenía antes de ponerme en contacto con este y otros blogs.

Pero como la vida misma, todo tiene un final y los blogs no escapan a esa realidad. Un blog también tiene una vida útil y forzar su permanencia es una estupidez.

Ha sido un verdadero gusto haber compartido con ustedes todos estos años. Tal vez nos veamos por ahí.

Un abrazo.

Vice

Estados Unidos.

The Washington Post: “El gobierno es el culpable”

matt-obrien-venezolanos-foto-captura_nacima20160520_0197_6

Tomado de: http://www.el-nacional.com/

El diario comparó la situación del país con una distopía al estilo Mad Max

El diario estadounidense publicó un análisis el jueves pasado en el que calificó a Venezuela de Estado fallido. El periodista Matt O’Brien expuso en su artículo que solo un país tan rico llega a ser tan pobre cuando se convierte en un Estado mafioso. “Es un Estado gangster que no sabe cómo hacer otra cosa que vender drogas y robar el dinero para sí mismo”, afirmó. “No hay misterio aquí. El gobierno de Venezuela es el culpable”, aseveró el periodista. Además, comparó la situación del país con una distopía al estilo Mad Max.

“Venezuela es la respuesta a lo que sucedería si un cartel de drogas, analfabeta en temas económicos, se hiciera cargo de un país”, reiteró.

El resto del análisis explica la situación de crisis humanitaria que vive la nación y la incontrolable corrupción de funcionarios chavistas que, como denúncia el reportero del Washington Post, han movido su dinero a cuentas suizas y a la compra de apartamentos en Miami.  O`Brien finaliza su articulo con un “viva la revolución”.