La Vigilante

Tengo una apreciación personal que no se si comparten conmigo:
“Entre todos los cubanos, los más dados al consumismo, a las marcas, a la cacharrería, a la ostentación, a los productos capitalistas, son precisamente los militantes comunistas”.

Acompañe a una comunista cubana a un centro comercial de San José o New York y comprobará que no le miento. Súbala a un buen auto y verá sus ojos desorbitados mirando detalles. Llévela a un mercadillo de barrio y advertirá que arrasa con todos los cacharros que produce el enemigo. Entre con ella a un restaurant de Miami y verá que sube dos kilos en un almuerzo. Permita que compre cosas para llevar para Cuba y verá cuantas maletas llena en unas horas y como se le olvida comprar libros y  hasta los encargos de medicinas que traía anotados.

No creo que esto sea malo, pero sin dudas es contradictorio. Les cuento una anécdota real:
En 1980 fui enviado con cinco compañeros a un viaje de estudios en un instituto de Budapest. Como ninguno era militante nos colocaron en el grupo a una señora del Buro Provincial PCC de Villa Clara a la que no conocíamos. Esta señora era ajena a nuestra profesión (computación) y ni siquiera poseía un nivel cultural adecuado para el curso. Iba como una estudiante más pero su único encargo era controlarnos y vigilar que nos portáramos bien.

En los dos meses de estancia en esa ciudad, que aunque comunista ofertaba productos occidentales, esta señora apenas se presentó a clases, no participó en ningún trabajo y mostró un desprecio total por los estudios que habíamos ido a recibir. Ella estaba todo el tiempo en tiendas, con una avaricia desmedida, y acumulando bultos que cada vez se hacían mayores. La enloquecían los Levi´s jeans y cuanto producto más de marca capitalista veía en vitrinas.

Como disponíamos de poco dinero (dieta para comidas y gastos menores) ella reclamó a la embajada un aumento de lo asignado y nos incluyó en su demanda. Hizo también gestiones con los anfitriones húngaros en el mismo propósito. Todo le parecía poco a esta señora, no hablaba más que de precios, tiendas y ofertas. Fue tal su codicia y locura por los trapos de occidente que terminó pasando por la vergüenza de que la cogieran robando en una tienda.

Nunca tuve acceso al Informe de Viaje que presentó a la llegada a Cuba como responsable del grupo que era, pero dudo que haya hecho mención al incidente del robo del que todos sentimos vergüenza ajena.

Sr. González
España

49 comentarios sobre “La Vigilante

  1. “No creo que esto sea malo, pero sin dudas es contradictorio”

    En efecto, esa capacidad que tienen para juzgar a los otros y auto justificarse ellos . esa comprensión consigo mismos, de sus necesidades, contrasta bastante luego con la conocida “intransigencia revolucionaria”.

    “Internet es peligroso… pero para mi no, que soy periodista” (revolucionaría por tanto, sino no puedo ser periodista)
    “La tele extranjera corrompe… pero yo si puedo ver la CNN, Univisión… tengo que estar informado” (para defender a la revolución, no vayas a pensarte que a mi me gustan las novelitas…)
    “Vaya, se fue la luz, nos quedamos sin facebook ni jueguitos de ordenador, que aburrimiento… voy a tener que irme a otro lugar”
    “…Tratemos, pese a todo, de avanzar, hurgando por aquí y por allá en Internet…” (Yo hurgo y después les cuento)
    “Yo gozando en la habana…” (y después me voy a cantar a Miami)
    “Yo soy mas revolucionario… por eso me toca el viajecito o el televisor…” (esto es capacidad de sacrificio)
    “Yo puedo viajar, por que soy revolucionario y no me quedo” (claro y cuando te quedes es porque no eras revolucionario)

    En mi año de la carrera, por ejemplo, habían un empate en el escalafón entre dos estudiantes, que se desempató porque uno tenía mas «méritos revolucionarios». Hasta para eso le sacan partido al carnecito de la juventud sin el menor sonrojo.

    Detrás de todo, el interés, el deseo de aprovechar prebendas y no correr riesgos. A estas alturas, quien puede creerse que es por otra cosa?

  2. Hace poco me contaba un joven que había ido con dos compañeros de la universidad a un viaje a Alemania (era algo relacionado con la universidad que no recuerdo), que ya en el viaje notó que había una onda rara en el ambiente. Cuando llegaron les confesó que el rector le había dicho que tenia que vigilarlos bien y luego infórmale de todo, pero que el no pensaba hacer nada de eso, que podían estar tranquilos y hacer lo que les diera la gana que el no iba a chivatear a nadie. Y sorpresa, entonces los otros le explicaron que a ellos les habían encomendado exactamente la misma misión. Con cada uno habían tenido por separado y en secreto una charla idéntica. Y bueno, ninguno de los tres regresó, pues resulta que también, cada uno por separado, había llegado a la conclusión de que no podían perder esa oportunidad.

  3. Aaron,

    🙂

    Como se lo curran !!

    Pobre Nemesia, con la misma blusita, aunque sea habría que darle un viajesito a Busdapest, que se va a quedar afónica con tanto mitin de repudio.

  4. Sr gonzales
    Con todo respeto me parece una generalización.
    Si bien es posible lo que usted dice
    No creo que sean las generales de la Ley.
    Disculpe pero eso es lo que me parece a mi poco solido.
    Un discurso de una secuencia para desacreditar a los del otro bando con una generalización anecdótica.
    Pero bueno usted sabra.
    El problema es cuando el mismo accionar se le critica a lo que llaman la otra parte.
    Los caballos son todos «malos» porque uno me dio una patada?????
    Un saludo
    juanma

  5. Pero convengamos que la gente de cuba no estodo igual,como en todas partes.
    Que los pueblos tienen costumbres comunes por cultura eso si estoy de acuerdo.
    Lo que no me parece es esa forma de buscar desacreditar al otro ,con anécdotas que representa lo peor de la persona ,para achacarle esa conducta a todosssssssss lo que en teoría le son afines.
    Si en una guerra 2 ,5 ,10 ,100 soldados desertan,no necesariamente son todo el batallón unos cobardes.
    Ahora si el intento es denigrar al adversario bueno en la política como en la guerra y el amor parece que todo vale

  6. Ahora, al releer el post me queda la preocupación que se malinterprete mi mensaje y quiero aclararlo. Yo no critico a la militante de Villa Clara por robar en una tienda. Yo se que eso nada tiene que ver con su condición de revolucionaria que no le prohíbe robar. Puede seguir robando todo lo que quiera que eso a mi, como a Juan, me tiene sin cuidado. Lo que me llama la atención y denuncio es que robe los productos del enemigo para lucirlos después a los compañeros en sus reuniones del Buró Provincial.

    Muchos de ustedes son jóvenes y no vivieron las luchas que se creaban en los Ministerios para salir en viajes de trabajo. Los mejores viajes (España, Costa Rica, Canadá, etc) eran para los más comuñangas. Los viajes para los países del Este se relegaban a los trabajadores y técnicos de menos confianza, y aún así siempre les colgaban a un jefe de delegación con el carnet rojo y la lengua larga. Y durante las estancias todos tratábamos de minimizar gastos para comprar ropa y zapatos para los hijos y familiares que quedaban en la isla, y era esto más que otra cosa, lo que nos importaba de aquellos viajes.

  7. Juanma, estimado amigo, entiendo su desconfianza. También reconozco que para usted esto puede ser querer generalizar un caso puntual. Acepto por completo su discrepancia con el post y le agradezco su comentario y sus razones.

  8. Al kinesiologo ruso le pregunto
    Que onda los cubanos???
    Y me contesta
    Cubano cuando llega educadito,calladito.
    Cuando agarra un poco de plata no te da mas bola.
    Y eso no creo que sea todo asi,es una generalización.
    Y el nicaragüense que laguna vez estuvo casado con una cubana
    cuando le pregunto los cubanos que onda?
    Me dice ,son gente solidaria,gente buena y trabajadora.
    Que los dos estan equivocados o que los dos tienen razon?????

  9. Juanma, creo que como siempre se le va a Ud. el punto. Sr. Gonzalez dice : «“Entre todos los cubanos, los más dados al consumismo, a las marcas, a la cacharrería, a la ostentación, a los productos capitalistas, son precisamente los militantes comunistas»… esa es su apreciaciòn y la fundamenta. Y creo que esta bien fundamentada, no dice «TODOS los comunistas son asì…»
    Yo tambièn puedo dar una apreciaciòn : » En Argentina, los màs dados a cortar calles, quemar banderas yanquis, romper autos y vidrieras son los socialistas » … lo que no significa que TODOS los socialistas hagan eso….

  10. Gracias Sr Gonzales.

    A medida que leia su post me brotaban en la mente los recuerdos de anecdotas similares.

    Tambien recuerdo con dolor mi viaje a cuba, donde se asumia que yo llegaba con un supertanquero lleno de regalos para los «bravos de la resistencia».

    recuerdo a uno que de «chipadetren» no subia y que en el brindis que hice me tiro una de esas. resulta que yo compro unas botellas habana club carta blanca y como habiamos acordado no formar borrachera sino solo compartir, me parecio suficiente.

    El asunto es que esa bebida se acaba y yo mando a comprar unas de caribe refino, pues quien te dice que aquel «chipatrenero» se me acerca y me dice bajito al oido «manda a comprar del otro que ya nosotros no tomamos de ese» jejeej

    Igual me paso con otro que me pidio un multimetro sin que en su casa tuviese ni un miserable soldador electrico y me dio la marca «FLUKEN». Cuando yo regreso le pregunto a un ingeniero electrico si sabia que era eso y me dijo !Coñooooooo en toda la ciudad no creo que haya mas de 5 que usen uno de esos, pues vale unos 800 dolares! jejeje

    Ah y el caso de uno que le ofresco comprarle una bicicleta china y se queda pensando y yo como el que no quiere la cosa le digo: !Bueno, yo no se si te servira en santiago! Y el me dijo que para santiago solo servia UNA MX MOUNTAIN BIKE! jejejej !A mi que me habia metido hasta Baconao (60 y pico de km) y hasta sabanilla (76 km) en bicicleta! jejeje

    Yo creo que no solo se trata de los comunistas sino de que la poblacion en general carece en lo absoluto de una idea de lo que es la relacion costo-beneficio-sacrificio_para_tenerlo, jejeje

    Gracias

  11. Pues yo recuerdo, estando en primaria (comienzo de los 80’s), que el hijo de un militar tenía un reloj digital diferente todas las semanas, y que su padre se apareció en una reunión de padres… con un detector de minas. 😛

  12. Sr. González:

    La vida en Cuba ha sido desde hace 51 años tan precaria y los mecanismos económicos y sociales tan artificiales y absurdos, que la vida de la gente, sus apetencias y sus aspiraciones, han quedado distorsionadas muy profundamente.

    Un ejemplo es ese afán por la «pacotilla» que, para beneficio de Juanma y otros extranjeros, podríamos definir como aquellas cosas materiales, casi siempre baratas y cutres, pero que, por algún motivo, son fácilmente identificables como «de afuera» y que permiten, por tanto, que el «afortunado» propietario sobresalga en medio de una circunstancia que es gris y uniforme.

    En las sociedades sostenibles, que algunos llaman capitalistas, las cosas toman su valor en una jerarquía más racional. Lo natural, es por ejemplo, que la gente priorice sus proyectos personales a largo plazo: el comprarse una casa mejor, el emprender un negocio, el crear una familia con garantías de perdurabilidad y facilitarle a los hijos una vida lo más cómoda posible, etc. Y entonces, en un segundo lugar y si sobra el dinero, pues también se satisfacen esas otras necesidades, que son legítimas, de diferenciarse de la masa: la ropa de marca, o un hobby más o menos caro…, y por supuesto está toda la industria del lujo (muy importante y que da empleo a mucha gente).

    En Cuba todo está patas arriba, los temas y responsabilidades importantes son usurpados por el estado, que además lo hace mal. ¿Y qué le queda entonces a la gente? Pues la pacotilla.

    Claro que, aunque esta pasión pacotillera nos ha afectado a todos en mayor o menor medida, las personas mejores, la más cultas o más decentes, tienen otros recursos que sirven como antídotos: un mayor sentido de la responsabilidad y también del ridículo.

    Ocurre que existe una correlación significativa, que cada vez se hace mayor, entre las personas de baja estofa y aquellos que apoyan la revolución. Este no es un hecho científicamente demostrado, es simplemente una opinión pero que derivamos de la experiencia y que, por ejemplo, una inspección de los videos de los recientes actos de repudio parece confirmar.

  13. Hola Raudelis, es muy cierto lo que dices:

    “Yo creo que no solo se trata de los comunistas sino de que la población en general carece en lo absoluto de una idea de lo que es la relación costo-beneficio-sacrificio para tenerlo, jejeje”

    Pero no deja de ser una contradicción que los comunistas -que debían ser ajenos a esas minucias del capitalismo- se destaquen tanto en esa cualidad. En el caso que describí, ni siquiera critico a la militante por su condición de tal si no más bien por su condición de vigilante.

    El amigo Juan Manuel (como tu le llamas con respeto y cariño) dice, en parte con razón, que un caso no debe generalizarse pero creo que el me criticaría si le contara los cientos de casos similares que por nuestra condición de cubanos conocemos. Diría entonces que abuso de su tiempo.

    En verdad no le niego a Juan Manuel su derecho a solidarizarse con la militante y hasta aplaudirla si es su deseo. Yo sé que entre los estatutos de los militantes del PCC no está la cláusula: “No robarás” pues entonces el PCC sería un conjunto vacío.

    Mi estimado Raudelis, el tema que citas daría para muchas cuartillas. Son muchos los casos de cubanos de toda índole que por vivir en Cuba tienen muy distorsionada la realidad y creen que en los otros países el dinero y los productos caen del cielo. Se nos presentan como muy desconsiderados pero ellos se creen con todo el respeto a exigirnos a los que vivimos afuera pues ellos “ya bastante tienen con vivir en el infierno”.

  14. Sr. Gonzáles.

    Lo he entendido perfectamente, he vivido experiencia similares a las suyas y por lo general todos los cubanos cuando salimos al exterior nos quedamos perplejos por la cantidad de productos de todo tipo que observamos en cualquier tienda o supermercado.

    El hecho de haber vivido en un país con el consumo reprimido influye mucho en ese afan de comprar todo lo que uno pueda, y si es de buena marca mucho mejor. Lo que pasa es que cuando ese afan de consumo de productos capitalista viene por parte de algún miembro del PCC (Partido Comunista) ya tiene otra connotación, y más grave aun, si ese miembro del partido sale al exterior en misión de trabajo y hace fraude con tal de aumentar la dieta para comprar los que ellos llaman «pacotilla».

    A mi me perece que usted en su post ha puesto un ejemplo de doble moral de un miembro del PCC prácticamente insignificante, hay caso dentro del PCC cubano mucho más grave e importantes.
    Ahora mismo me viene a la mente una historia real algo parecida, pero con mucho más peso.

    En los años ´90 el Consejo de Ministro sacó una Directiva para prohibir la importación de motocicletas para todos aquellos que viajaran en misión de trabajo al extranjero, pués nuestro estimado «Gallego» Fernández, teniendo conocimiento del día de entrada de la prohibición viajó al extranjero a comprarle la moto a uno de sus familiares( ¿alguien sabe con que dinero viajó y compró la moto?, días depués la directiva entro en vigor y nadie más(persona natural) pudo importar moto, también me enteré del caso del hijo de Ramiro Valdés que viajó a España de vacaciones, ¿alguien sabe con qué dinero y por qué los demás cubanos no lo pueden hacer?.

    Pero, de verdad no se para que pongo esos ejemplos, si todos sabemos que nuestros dirigentes son los más «pacotilleros» del mundo. Hay que conocer a esos señores para que vean como visten, con los carros que andan y las casa que tienen que no les falta nada, hasta televisión por satélite tienen(que ningún cubano tiene ni siquiera el derecho de tenerla). Y que me dicen de los hijos de nuestros dirigentes, viajando por el mundo, con buenos carros, trabajando en empresas extranjeras en Cuba o en el exterior y gastando el dinero en un día que ningún infeliz en Cuba se gana en un año de trabajo.

    Pero, sigo diciendo que no hay que poner el ejemplo de un simple militante del PCC o de la UJC, ya no recuerdan los dirigentes que fueron defenestrados por corrupción como Luis Orlando Dominguez, Roberto Robaina, etc. ¿No recuerdan la cantidad de «pacotilla» capitalista que tenían?

    Pero, si el máximo consumista de productos capitalista se llama Fidel Castro, no solamante porque sabemos que consumía o consume los mejores whiskys del mundo capitalista, sino porque nada más dejó de usar al uniforme militar en público y ahora sale con Chandals (mono deportivo en Cuba) con las marcas Adida y Puma.

  15. Rogelio, muy de acuerdo con su exposición. Es un tema muy complejo y con muchas aristas para analizar.

  16. Hola tropa. Creo que de esas anécdotas muchos podemos contar unas muy buenas. Como una vez que hice un viaje con un grupo de funcionarios entre los que estaba cierto presidente del Poder Popular de la Ciudad de Cienfuegos, y de cuyo nombre no quiero acordarme. El tipo se las había arreglado para sacar del país varias cajas de tabacos y trató de venderlas por debajo de la mesa a las mismas personas con las que fuimos a reunirnos. Tampoco él ni su asistente escatimaron esfuerzos en buscar donaciones: «nintendos y juguetes para los niños de su ciudad»…ahora me río, pero en aquel momento me moría de la vergüenza.

  17. Napo:

    Yo tuve una experiencia similar con mi jefe de delegación a la RFA y una caja de Cohibas. Este tío fue más discreto y fuimos a vender los tabacos a un establecimiento especializado de lujo. Recuerdo los intentos de comunicación con el dueño del mismo a través de un traductor que nos había puesto la empresa que visitábamos: en estudiante de arquitectura mexicano. El dueño de la tabaquería se fue a la trastienda y regresó con una caja idéntica a la nuestra pero que tenía un sello de importación alemán: «sin esto-nos dijo- yo en lugar de vender legalmente estaría traficando… »

    Recuerdo la vergüenza (el mexicano lo debe de haber pasado peor) pero sobre todo el sentimiento de que lo desconocíamos todo sobre el funcionamiento del mundo….

  18. Había una comecandela en mi escuela primaria que se jactaba de haber devuelto una maleta con pitusas que trajo un tío de la comunidad.
    Años después, (aprox 90´s) conocí a una persona que había sido expulsada del ITM porque la misma comecandela de mi primaria la chivateó por recibir apoyo económico de su abuela residente en Puerto Rico.
    Añitos después (aprox 95´s), me encontré a la comecandela en Varadero, muy engafada y entelada, fungiendo de «damita de compañía» de un viejo gordo con escoltas, Poljot y Lada Niva.

  19. ??? Como el concepto de «jinetera» admite varias acepciones, creo que hasta una hija de Raúl Castro clasificaría.

  20. 100%: Me refiero a la práctica del oficio más viejo del mundo. Estoy buscando el nombre de esa compañera.

  21. Sí, yo también me refería al mismo oficio. Y a sus múltiples modalidades que en Cuba se asocian al eufemismo «jintera»
    -Cobrar por sexo
    -Casarse con extranjero
    -Pernoctar con turistas

  22. Recuerdo un artículo de Enrique Núñez Rodríguez, encantado con la compañera jinetera, que le había dicho «Sí, se puede» a unos alemanes en un viajecito. Ese lema (nada que ver con el Yes We Can) estaba de moda, era tipo «Socialismo Y Muerte», una de esas cosas geniales del Chulo en Jefe, o de Robertico Robaina, uno de esos.

  23. «Casarse con extranjero.» Lo peor es que cuando sea por amor igual el cubano o cubana que lo haga será estigmatizado…

  24. 100% Gusana

    Sí, yo también me refería al mismo oficio. Y a sus múltiples modalidades que en Cuba se asocian al eufemismo “jintera”
    -Cobrar por sexo
    -Casarse con extranjero
    -Pernoctar con turistas
    —————————

    Hola,

    Para mi la prostitucion es donde uno es capaz de permitir a otra persona que use nuestro cuerpo para su disfrute sexual y a cambio recibimos algo material. Una perfecta y monogama esposa puede calificar. Un estudiante de ultimo anho de ingenieria tambien. Los hay mas sofisticados, otros mas selectivos, aun otros mas que aun cuando disfrutan del acto el objetivo primero continua siendo obtener algo material a cambio.

    Hay mas honestidad en aquel(la) que simplemente establece una tarifa y exige el condon. Mantiene su libertad e independencia y al final simplemente dice: tienes mi telefono y sabes cuanto cobro, cuando quieras llama.

  25. Hay mas honestidad en aquel(la) que simplemente establece una tarifa y exige el condon
    ———-
    Totalmente de acuerdo.

  26. Gonzalez,

    Muy buen articulo, y cuantas memorias nos hace evocar!.

    Crean un mundo artificial y niegan todo contenido de necesidad al confort, el buen comer, el buen vestir, el buen vivir. Entonces lo demonizan al llamarlo reminiscencias pequenho burguesas, convirtiendolo en algo prohibido, malo. Uno cree que aun esta contaminado, hay que desarrollar una doble moral y ocultar aquellas tendencias «oscuras» que nos inclinan a desear lo prohibido por la nueva moral comunista.

    Curiosamente los mejores en este arte de vivir en la doble moral, los que no tienen escrupulos en decir una cosa y hacer otra bien diferente, son los que mejor y mas rapido escalan en las estructuras de poder y terminan siendo los dirigentes en casi todos los niveles en aquella sociedad.

    Que miseria!

  27. Y prostitucion existe donde quiera que hay humanos. Pero en cuba esta fue una de las primeras «victorias» cantadas por la revolucion.
    Quien no recuerda en los primeros anhos de la decada del 60 las «violeteras»?. Todos aquellos chevies argentinos que los militares en el poder alli le vendieron a cuba y que fidel nunca llego a pagar, taxis conducidos por las ex-prostitutas que ya no tenian que vender sus cuerpos gracias a la revolucion!. Como se habia erradicado esta lacra de la sociedad capitalista!. Primero incluso que la alfabetizacion, una victoria por la dignidad de la mujer!.
    ——————–

    Pasa el tiempo y nos encontramos hablando de jineteras. Hombres y mujeres nacidos dentro del socialismo. Ellos son el hombre nuevo que prometio la revolucion. Pero como?, prostitucion en cuba?, si se erradico en el 1960!. Y aquel mismo gobierno, aquel mismo fidel, lo permiten…, ya no es una lacra del capitalismo?.

  28. Buenas a todos los presentes….. he leido entre ayer y hoy, aprovechando unas minivacaciones que me estoy tomando, todos los post y comentarios de este sitio……los encuentro muy buenos…. felicitaciones al/los creador/es de este espacio y a los comentaristas.
    Le suguiero al sr. juanma que convenza a algunos de los antiguos comentaristas del blog de elaine que tenian mas o menos su misma linea de «pensamiento» para que vengan a este foro y participen del debate pues eso de dejarle el campo al «enemigo» no es de substitucionarios.

  29. ???
    Diciembre 16, 2009 a las 12:19
    Todas las prostitutas cubanas son universitarias, como decía el tipo en jefe.
    ———————-

    Lástima que no les enseñaran bien el oficio, las tarifas eran bajísimas, muchas veces se usaba el trueque y no tenían conciencia del oficio: se querían convencer de enamoramientos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s